Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
09 de Febrero de 2017

Seguro que visitando tus redes sociales has topado con esos vídeos de “Este niño se enfrentó a su profesor y lo que pasó fue sorprendente” o “vigilaba a su mujer pero no se esperaba lo que vio”.  Se trata del “clickbait"(cebo de clics). Son esos pequeños vídeos que siempre decepcionan. Su titular apunta mucho más de lo que ofrecen. Es una práctica habitual para muchas webs que trabajan para crear fenómenos virales.

La idea es tener un número mayor de visitas, sin importar ni el tiempo que esa dure ni la calidad de lo que se ofrece. Así se consigue publicidad e ingresos, que es el objetivo final. Al principio era cosa de webs de humor o de contenidos ridículos, pero poco a poco se ha hecho un hueco también en la prensa “seria”. Si repasamos las versiones digitales de los diarios encontraremos, más o menos disimuladamente “clickbait”. A veces se juega con el morbo sobre algún famoso, otras sobre un pesudoporno, también hay listas absurdas o imágenes intrigantes, recetas de comida para los que no cocinan nunca o remedios caseros, la mayoría sólo son noticias medio falsas o engrandecidas al extremo.

Pero ya hace un tiempo que esta práctica está empezando a tener mala prensa, nunca mejor dicho. Muchos claman contra lo que consideran una amenaza al periodismo digital. Si no te puedes fiar de ningún titular, dejarás de buscar información de actualidad en la red. Facebook anunció que tomaría medidas técnicas para reducir el impacto del “clickbait” en su red social, utilizando, entre otros parámetros, el tiempo empleado por el usuario visitando la página enlazada como manera de distinguir el “clickbait” de otros contenidos.

En todo caso, todo depende del usuario. Si dejáramos que clicar esos vídeos que ya huelen a amarillismo digital quizás se dejarían de usar. Pero, lo haremos?