Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
01 de Junio de 2017

La relación entre la música y el diseño gráfico ha sido siempre intensa y bidireccional. Un fenómeno musical no se entiende sin las imágenes gráficas que lo acompañan y un estilo gráfico suele estar asociado a una época y a menudo a una música. Milton Glaser y el movimiento hippie, Peter Saville y el postpunk de Manchester, Marc Farrow y los Pet Shop Boys, son sólo tres ejemplos de una infinidad de encuentros entre música y gráfica. Incluso ha habido estudios de diseño que han formado parte de bandas de música como el estudio inglés Tomato y el grupo de techno Underworld. En el Museo del Diseño de Barcelona, se puede ver la exposición “David Bowie Is”, una retrospectiva amplia y bien documentada de este creador que se escapa a la etiqueta de estrella pop. Los universos de Bowie des de su alter ego Ziggy Stardust, a su último disco Black Star siempre han tenido una faceta gráfica que el propio Bowie ha controlado de cerca. Repasar su discografía es al mismo tiempo repasar una magnífica colección de expresiones gráficas, siempre contemporáneas e incluso un poco por delante de su tiempo. La exposición, reúne más de 300 objetos, que incluyen fotografías, carátulas de discos, letras manuscritas, vestuario original, diseños de escenarios y material inédito de los conciertos del artista durante las pasadas cinco décadas, facilitado por el ‘David Bowie Archive’. “David Bowie Is” constituye una mirada profunda a la forma en que la música y el individualismo radical de David Bowie han inspirado a otros para desafiar las convenciones y buscar la libertad de expresión.

No muy lejos, en Can Trinxet de l'Hospitalet, podemos ver la colección de discos diseñados de un personaje que tuvo relación con Bowie, Andy Warhol, el conocido artista pop. La exposición “Silver Songs” recoge el trabajo como diseñador de Warhol, que entre 1949 y 1987, realizó más de 60 portadas de discos de todos los géneros musicales. La exposición se estructura en varias secciones ordenadas temática y cronológicamente, a través de las cuales se puede trazar una genealogía de las relaciones entre el arte y la música popular durante la segunda mitad del siglo XX.