Esther Rico
Área de Espacios
02 de Agosto de 2017

Volver a disfrutar de lo sencillo, poner en el foco en nuestro interior. Esa es la propuesta de la Granja Ibiza, un nuevo concepto de hotel en el que priman las experiencias, la conexión con lo local, lo orgánico.

El estudio Dreimeta entendió el concepto y ha buscado recuperar esta casa de labranza de más de 200 años en lo que menos es más. Prima la belleza de lo imperfecto, la sencillez, que implica pocos elementos pero los adecuados.

Partiendo de una ubicación única y con el objetivo de que la gente que se alojara estableciera relación con el entorno que lo rodea, con lo local. Tan sólo diez habitaciones, cada una con su propia distribución, pero que dan acceso a una terrazaa o un azotea, para fomentar la conexión con la naturaleza; con la isla de Ibiza pero en su esencia, rodeados de pinares y las terrazas de cultivo que se han recuperado y ahora se cultivan hasta 30 especies de hortalizas, vegetales, orgánicos.

Esa es la base del restaurante, el concepto”Farm to plate”, en la que la comida se elabora según recetas tradicionales con productos ecológicos, los que no se cultivan por la granja suministrados por proveedores locales.

Es un proyecto holístico, el concepto está presente en todos los elementos cómo en la elección e los materiales, fresno con acabados naturales, piedra, pizarra, latón. El mobiliario se creó con la idea de generar el mínimo impacto.

Buscan satisfacer esa nuevo tipo de viajero, que busca desconectar de un día a día más online, a uno más físico; de ahí que ofrezcan espacios comunes dónde poder relacionarse con los otros viajeros, compartir un taller slowfood, meditación o yoga. Llevarse a casa esa experiencia vivida que perdurará.

https://www.dreimeta.com/la-granja-ibiza

http://www.lagranjaibiza.com/