21 de Junio de 2016

Oriol Armengou y Ferran Mitjans son los fundadores del estudio de diseño Toormix, en Barcelona. Junto con la institución BCD (Barcelona Centro de Diseño), han organizado este año el ciclo de conferencias Design is Future dentro de la Barcelona Design Week, evento para el cual han realizado el rediseño de toda su identidad.

Con motivo del evento, que ha tenido lugar estos días celebrando su 10ª edición, entrevistamos a ambos diseñadores para que nos den su perspectiva sobre el lado más profesional del diseño y del futuro que le espera a esta disciplina.  

¿Cómo nació Toormix?

O.A. En realidad nació en la escuela, nosotros estudiamos en la escuela BAU (Centro Universitario de Diseño de Barcelona) y nos conocimos en clase. A raíz de trabajar juntos en varios proyectos vimos que funcionábamos bastante bien conjuntamente. De todas formas, al acabar cada uno se fue por su lado a trabajar en diferentes estudios, y al cabo de unos dos años montamos el estudio, hacia el año 2000.

F.M. Queríamos trabajar según lo que nosotros creíamos que se deberían hacer las cosas, más que trabajar bajo otros métodos.

toormix mar i muntanya

Toormix-atelier: Marimuntanya Font

¿Cuál es vuestra filosofía?

F.M. Trabajamos para aportar valor a las empresas y productos a través del diseño. Utilizamos el diseño como una herramienta estructural de innovación para ayudar a dar un impulso a productos, ideas, empresas e instituciones.

¿En qué se especializa vuestro estudio? ¿Qué os piden vuestros clientes?

O.A. Al principio nacimos especializados en identidad, dirección de arte, diseño gráfico y todas las disciplinas que lo sustentan. Pero la evolución natural ha sido, viendo que las necesidades cambiaban, dar valor a todo el paso previo a la parte formal: la parte de estrategia, de conceptualización, de estructura y de ideas. Aquí interviene el trabajo codo a codo con el cliente, haciendo dinámicas de trabajo creativo con él, incluso cuestionando el propio briefing, para después ver cuál es la mejor solución y desarrollarla a través del diseño.

Hablemos un poco sobre vuestros orígenes como profesionales: ¿cómo empezasteis en este mundo?

O.A. En mi caso fue un poco “descubrimiento”. Yo me apunté a empresariales en un principio  pero me cambié a Publicidad, y fue a través de la Publicidad que descubrí toda la parte del diseño y vi que me gustaba profundizar. Al acabar me di cuenta de que quería hacer diseño y entré en la BAU. Esta formación previa de la parte de comunicación y marketing para mí fue muy interesante y creo que debe formar parte de la educación del diseñador.

F.M. Yo llegué aquí de rebote. Porque estuve valorando entre el tema de imagen y sonido (realización, video y audiovisual) o artes gráficas. Al final terminé en artes gráficas y allí me di cuenta de que la parte creativa es la que más me llamaba la atención. De allí salté a diseño y hasta donde estoy hoy.

toormix vall d'hebron

Diseño del nuevo Hospital de día de oncología y hematología infantil del Hospital Universitario de la Vall d’Hebron (Barcelona).

¿Por qué Barcelona se ha convertido en un referente del diseño a nivel internacional?

F.M. Es una de las ciudades donde hay más concentración de diseño. Hay muchas actividades de diseño, muchos estudios y mucho tejido relacionado con la empresa, hay una cierta tradición. La mentalidad de la gente, la ciudad en sí, las cosas que pasan, los Juegos Olímpicos (del año 1992) impulsaron mucho esta escena, hicieron una llamada a profesionales de otros países, y todo eso va creando un tejido.

O.A. A nivel histórico se analiza esta apertura, y yo creo que viene de tiempos remotos; siempre ha sido una cultura bastante abierta al ser mediterránea, y esto hace que se avance mucho más rápido, que se adopten cosas que se ven en el extranjero, etc. A partir de aquí, añadiendo la creatividad, la frescura y el humor, se va nutriendo. Las instituciones creen en esta disciplina y muchas empresas lo valoran, así se va creando el tejido.  

¿Qué papel tiene “Design is Future” dentro de la Barcelona Design Week? ¿Cuál es su propósito?

O.A. La Barcelona Design Week tiene una doble misión: por una parte, acercar el diseño a las personas a través de exposiciones, conferencias y talleres, aprovechando el tejido propio de la industria y de la ciudad; es una forma de hacer “lucir” el valor del diseño. Por otra parte, al estar organizado por BCD (Barcelona Centro de Diseño), la fundación privada que defiende el diseño dentro de los negocios, aportamos esta parte más profesional. Por eso decidimos crear esta especie de festival-simposio-congreso al que llamamos “Congresstival”, con un formato más especial y deferente, ya que hablamos de innovación.  Así, para dar valor al diseño en los negocios y para ilustrar cómo está evolucionando la figura del diseñador –como ya sabemos no era lo mismo en el 2000 que ahora-, creamos este evento.

F.M. Se trata de una evolución del perfil profesional del diseñador: como la cultura ha ido mejorando en cuanto a la función del diseño –lógicamente también en el mercado actual hay muchas más necesidades y muchos más campos donde el diseño se implica-, se explica mucho mejor y se pueden conocer nuevas funciones del diseño que anteriormente no se podían explicar. Tradicionalmente, el diseño se ha visto como una capa “epidérmica” de la profesión, se habla de diseño y se habla de “chapa y pintura”, de ponerlo todo en bonito. Y nosotros estamos intentando explicar, a través de distintos case studies, las funciones reales del diseño, las no visibles o las que harán que las empresas innoven y que la profesión y la sociedad avancen hacia un punto de mejora.

O.A. Y esto a veces no está relacionado con el producto y el servicio, sino con la cultura de la propia empresa. Un ejemplo sería IBM, que hasta hace poco se conocía como una empresa 100% tecnológica, y ahora recurre al diseño como cultura de empresa, incluyendo diseñadores en sus procesos de trabajo, contratando y comprando estudios de diseño de diferentes partes del mundo para meterlos dentro de sus dinámicas de trabajo, etc. Por otro lado, el diseño está también en la emprendeduría: podemos diseñar un modelo de negocio, podemos diseñar un producto que esté basado en una filosofía, casi desde el inicio.

Otro ejemplo sería Fair Phone, una empresa que ya desde un inicio diseña un modelo de negocio basado en esto. Cuentan con el punto de vista del diseño ya desde el momento en que ellos conciben que van a crear una marca para móviles. Eso quiere decir que está todo pensado: desde cómo va a ser el producto, hasta cómo se va a fabricar, quién lo va a fabricar, que todo esté controlado desde todos los procesos, teniendo en cuenta también la sostenibilidad, etc. Están diseñando un modelo de negocio, están diseñando los equipos, la manera con la que lo van a fabricar y finalmente, la parte de diseño de producto, y luego la comunicación.

Design is futureOriol y Ferran en Design is Future 2016

¿Qué futuro le espera al diseño? ¿Cómo es el perfil del nuevo diseñador?

O.A. El futuro del diseño, y por tanto del diseñador, es prometedor considerando que va adoptar nuevas funciones y nuevas maneras de interrelacionarse, más allá de lo que se había entendido hasta ahora como formalizador. Un diseñador va a poder ser ahora incluso un CEO: se está hablando del concepto del “DEO”, que es un diseñador que pasa a ser el máximo responsable de la empresa y que inculca la filosofía del diseño ya desde el punto de vista empresarial. Así pues, dentro de todos los procesos, el diseño tiene que estar presente. Esto abre un montón de posibilidades y por lo tanto se une a todas las disciplinas que existen hasta ahora, incluyendo toda la parte tecnológica y empresarial. Por lo tanto, el diseño tiene muchas posibilidades.

¿Qué significa el diseño para vosotros?

F.M. El diseño es “función y forma”. Sobre todo, primero función.

O.A. Nosotros decimos “más allá de la forma”, ya que trasciende la parte formal. Ésta es la esencia del evento y de cómo se debe entender la evolución de esta figura profesional.

¿Qué aconsejaríais a nuestros estudiantes que empiezan ahora su Máster en diseño con ESdesign y quieren profundizar sus conocimientos en este campo?

O.A. Yo les aconsejo que se abran a todo, porque tal y como podemos ver en el panel de speakers del evento, cada uno se crea su propia definición y su propio rango de trabajo a partir del diseño. Toda especialización con la coletilla “diseño” es factible. Esto abre las posibilidades de que uno mismo vea el camino que puede seguir en el diseño, para que pueda especializarse en el campo en el que se sienta más cómodo. Esto es un gran reto a la hora de definir tu forma de trabajar en el futuro.

Es verdad que las compañías tecnológicas están definiendo mucho cómo van a ser los grandes puestos de trabajo, pero un diseñador también puede ser un emprendedor, con lo cual esta faceta más marketiniana o más estratégica es fundamental para complementarlo en los estudios de diseño. Si la figura del CEO acaba siendo un diseñador, es clave para el éxito del negocio.

¡Muchas gracias por ilustrarnos con esta interesante visión profesional del diseño! 

Imágenes: toormix.com y facebook.com/toormix