Esther Rico
Área de Espacios
14 de Septiembre de 2017

 

Durante dos meses, 24 alumnos de la comunidad creativa experimentaron cuatro entornos diferentes de aprendizaje en Mu, Eindhoven.

El primera era totalmente físico, moviendo objetos, desplazándose en el espacio; en el segundo físico y digital interaccionaban, códigos QR y lectores de realidad aumentada; el tercer entorno es otra mezcla de digital y físico pero quizás tenía más peso la parte digital, la aplicación solo les permitía ver aquellos materiales objetos verdes, el resto no, aun así disponían del tacto; en el cuarto se colocan unas gafas de realidad aumentada en la que pierden conciencia de sus sentidos, también del espacio que ocupaban su cuerpo y cualquier referencia externa, excepto la voz; debían interactuar entre ellos.

Monitorizaron y preguntaron a los alumnos cómo se habían sentido y al profesor cual había sido el nivel de participación, concentración. En la fase más física se observo que estaban menos cansados, más atentos y que habían percibido cualidades de los materiales que de otro modo no hubiera sido posible. Quizás en las que se mezclaban digital y físico, los desconcertó más, estuvieron más desconcentrados, pero como apuntaba el director de Sint Lucas Creative Community, también deben aprender a enfrentarse a entornos desconocidos. Por último en la fase 100% digital también aprendieron mucho, porque les permitía crear de otra manera.

Obviamente se trataba de una pregunta trampa. No se trata de escoger físico o digital, sino propiciar el máximo de herramientas a los alumnos para que aprendan desde lo tangible, ser capaces de adaptarse a nuevos formas de trabajar y sacar el máximo provecho que nos ofrecen los avances tecnológicos.

http://studioknol.com/pencil-vs-pixel/

http://www.mu.nl/en/play-and-learn/activities/pencil-vs-pixel

https://www.sintlucas.nl/samenwerken/projecten/1884/pencil-versus-pixel.html