Jordi Blasi
Área de Producto
23 de Marzo de 2017

Una exposición en el Vitra Design Museum nos acerca a la historia de la silla monobloc, considerada uno de los grandes paradigmas del diseño industrial y reconocida por su carácter democrático. Con los años consiguió una enorme popularidad gracias a su bajo coste de fabricación. El precio, su resistencia a la intemperie y su excepcional apilabilidad, lograron que se introdujera en cualquier rincón del mundo, por humilde que fuera. La idea de fabricar una silla de plástico en una sola pieza empezó en los años veinte del siglo
pasado, aunque no sería hasta mediados de siglo, cuando la tecnología haría posible su fabricación moldeando o presionando el plástico mediante un molde. La silla Panton, (1958-1968) ideada por Verner Panton, es considerada la primera silla monobloc fabricada masivamente, aunque también fueron referentes la silla Bonfinger (1964-1968) de Helmut Bätzner y la silla Selene (1961-1968) de Vico Magistretti.
En 1972, el ingeniero francés Henry Massonnet ideó la silla Fauteuil 300, el arquetipo más cercano a los modelos que más adelante se populariarían. Fabricada por inyección de una resina plástica, generalmente polipropileno, el éxito de la silla monobloc reside en la gran eficiencia en
su proceso de fabricación, su geometría, ideada para minimizar el máximo material posible y su excepcional liviandad, resistencia y apilabilidad.

La exposición nos acerca además a otras interpretaciones de la silla y al paradigma que ha supuesto como referente de diseño democrático y de la sociedad de consumo, con piezas como la Café Chair (2006) de Fernando y Humberto Campana, Respect Cheap Furniture (2009) de Martí Guixé y Monothrone, una propuesta de Martino Gamper creada especialmente para la muestra.

1. Sillas Monobloc, fotografía de Jürgen Lindemann

 

2. White Billion Chairs, de Tina Roeder. Foto: Christoph Sagel

 

 

3. Prototipo de la silla Panton, foto de Andreas Sütterlin y silla Panton, foto de Jürgen Hans

 

 

4. Silla Fauteuil 300, fotografía de JürgenHans

 

 

5. Venta de gasolina en el Kurdistán iraquí, foto de Stephan Pramme