Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
20 de Marzo de 2019

Uno de los nuevos componentes imprescindibles para casi cualquier trabajo en soporte interactivo o de gráfica en movimiento es la música. Existen algunas librerías musicales donde se pueden comprar los derechos para utilizar música. También hay músicos que se están especializando en crear “bandas sonoras” para webs, videojuegos, apps, etc. Pero ¿y si nos atrevemos a crear nuestra propia música?

Hay algunas Apps que nos permiten desde el móvil, tablets u ordenador crear sonidos, ritmos, texturas sonoras, ambientes musicales, en definitiva, crear música para todo aquello que queramos, son la ventaja que al hacerla nosotros la ajustaremos a nuestras necesidades para el proyecto que estemos diseñando y sin coste de derechos.

Veamos algunos ejemplos. Aunque hay muchos más he elegido tres por su baja dificultad y la sencillez en su uso y navegación.

 

Music Maker Jam

Music Maker Jam es ideal para principiantes en esto de hacer música.  La app disponible para Apple, Android i PC ofrece un manejo intuitivo y unos resultados sorprendentes. Puedes seleccionar entres miles de loops profesionales que te ofrece la plataforma y crear con ellos tus ideas musicales. También graba voces y hace que la mezcla esté perfecta con su mezclador de 8 canales. Además, los loops siempre sonarán sincronizados, ya que siempre están coordinados al ritmo de la música.  Se puede elegir una base para crear una canción de un catálogo de más de 100 estilos. Incluso, permite combinar distintos géneros dentro de una misma canción. Es un buen punto de partida para generar música.

 

SoundScaper

SoundScaper de iMusic Album se presenta como “un mini-laboratorio sonoro experimental para la creación de inusuales paisajes sonoros, texturas atmosféricas, drones, glitches y ruidos basados en ideas sobre la manipulación de juguetes sonoros (circuit bending)”. Se trata de una herramienta más compleja que la anterior para aquellos que quieran ponerse en serio en esto de hacer música, una aplicación a nivel profesional que ofrece funcionalidades como si de un estudio profesional se tratase para poder crear atmósferas de sonido poco comunes. Incluye una selección de samples, aunque también puedes importar tus propios sonidos fuente.  Trabaja con cualquier iPad, pero dado que es un software de procesamiento intensivo, es recomendable ejecutarla sobre un iPad de tercera generación.

 

Incredibox

Este juguete  te convierte  en una especie de director de orquesta de un grupo de human-beatbox. Una vez elegida una de las versiones disponibles (o estilo), el jugador se encuentra ante una interfaz formada por siete personajes y veinte iconos de sonido. Estos iconos se dividen en las siguientes categorías (cinco para cada una de ellas): ritmos, efectos, melodías y voces. Cada icono es un bucle de sonido a capela único. Con solo arrastrar y soltar sobre los personajes una serie de sombreros, gafas de sol, máscaras, auriculares u otros artículos que los visten, los sonuidas o ritmos van variando y se sincronizan los unos con los otros.

En este caso, se combina con una red social, donde se pueden compartir las composiciones y votar las que más te gusten. Se ha utilizado en el ámbito de la pedagogía musical, como herramienta para que los niños puedan familiarizarse con los ritmos.