ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
11 de Agosto de 2019

La respuesta a todas estas preguntas pasa por hablar de la arquitectura de museos. Mejorar el diseño puede lograr que mejore la percepción del visitante y, por tanto, la reputación y la imagen del propio espacio. Pero, ¿cómo lo hacemos?

¿Qué debemos tener en cuenta en la arquitectura de museos?

Cuando pensamos en la creación de un nuevo espacio cultural, son muchos los factores que debemos tener en cuenta. Debemos ser capaces de analizar, conceptualizar, diseñar el espacio, gestionar los recursos, y hacer buen uso de las tecnologías. Un buen diseño de museos se caracteriza por seguir los siguientes pasos:

Analizar el patrimonio

En primer lugar, debemos analizar cuál es el patrimonio, tangible o intangible, que vamos a exponer. Hay que tener en cuenta que la construcción y, por tanto, las futuras visitas recorrerán su espacio en función de ello.

Conceptualización en la arquitectura de museos

Para diseñar el espacio, primero debemos conceptualizar. Es decir, analizar casos de éxito de otros museos similares, qué necesidades pueden surgir, e incluso qué ideas fuerza queremos transmitir a nuestros visitantes.

El diseño del museo

Llega el momento de diseñar nuestro museo. Independientemente de que el espacio expositivo sea en un edificio, interiores o salas, es el momento de planificar el flujo de visitantes (en función del orden del patrimonio disponible que hayamos establecido). En arquitectura de museos entran otras variables en juego. Por ejemplo, la iluminación necesaria para que el visitante aprecie las obras, o la ventilación necesaria para que se conserven en buen estado. Para que el diseño sea óptimo, piensa que debes "guiar" a los usuarios durante el tiempo que dure su visita. A tener en cuenta también, durante los procesos de diseño, la necesidad de crear espacios adaptados, accesibilidad, baños, sostenibilidad, etc.

Arquitectura de museos | Consejos para mejorar el diseño de un museo

Recursos, tecnologías, etc

Una vez pensado el flujo de visitantes, el número de salas, distribución, etc, debemos pensar en el resto de recursos que necesitaremos una vez que comencemos con el montaje expositivo. Por ejemplo, la señalética y otros soportes. Como ya hemos apuntado, necesitaremos guiar a los usuarios. Para eso, es importante que preparemos los soportes necesarios, como mapas, folletos informativos y descripciones en cada sala. Los textos de la exposición deben ser legibles y proporcionar la información adecuada. Por eso, debemos pensar en su ubicación e incluso en la integración con el espacio expositivo:

Arquitectura de museos | Consejos para mejorar el diseño de un museo

Para completar la visita, podemos apostar por la integración de la tecnología. Por ejemplo, con las tradicionales audioguías o apostando por técnicas novedosas, como realidad virtual.

En definitiva, la arquitectura de museos, así como la mejora de su diseño, pasa por comprender el uso del espacio, para distribuirlo correctamente en función del patrimonio disponible y facilitando un flujo correcto de visitantes. Si quieres aprender más sobre diseño de espacios culturales, en ESdesign tenemos un máster para convertirte en profesional de este sector.