Alex Palazzi
Área Motion Design
08 de Octubre de 2020

Mi sobrina está por primera vez en preescolar después de pasar por párvulos. Ante mi sorpresa, llamadme antiguo, mi cuñada me dijo que ya con 4 años tienen todo tipo de herramientas digitales en el aula para llevar a cabo las clases. En ese campo entra en juego la Animación Educacional. Así es, animaciones para ayudar a entender y recordar información que se da en clase. La animación se está abriendo camino lentamente en diferentes campos y el aspecto de la educación no iba a ser una excepción. Este medio tiene un enorme alcance y posibilidades en el entorno del aprendizaje y en un mundo altamente tecnológico, tiene sentido prever un futuro donde la línea entre educación y animación se difuminan.

 

El futuro de la animación irá mucho más allá del entretenimiento y actualmente ya está cambiando el panorama educativo para mejor. Todo esto hace que el proceso de aprendizaje ocurra de manera más interesante y entretenida. Los niños pueden aburrirse con el rígido sistema de libros de texto. Tenemos que reconocer que todos hemos pasado por allí en algún momento de nuestra formación. Este sistema no interfiere en la imaginación de los niños, lo que es importante es adaptar los métodos educativos a un nivel visual. La animación es una excelente manera de involucrar a los alumnos y así poder asimilar los conceptos de manera definitiva fomentando una educación atractiva y divertida. En el estudio “Animation as an Aid to Multimedia Learning” que publicaba el «Educational Review Psychology» se mostraba la efectividad de la animación en estudiantes universitarios a la hora de memorizar, atender y recuperar información adquirida.

El uso de animaciones se ve claramente beneficioso en la representación de gráficos y esquemas. Las animaciones pueden mostrar cambios temporales directos (en lugar de usar marcas auxiliares como flechas y líneas de movimiento). Usando animaciones en lugar de gráficas estáticas, se deshace la necesidad de estas marcas agregadas para que las muestras sean, no solo simples y menos desordenadas, sino más vividas, atractivas e intuitivas. En adición, el alumno no tiene que interpretar las marcas auxiliares y tratar de inferir en cambios y suposiciones.

Las técnicas de animación sirven como instrumento de motivación para la enseñanza. El docente puede aplicar estrategias que logren adecuar niveles motivacionales, sobre todo en áreas y disciplinas donde el alumno es el protagonista de su propio aprendizaje. El uso de animación permite dar vida a las lecciones, y estudios han demostrado que mientras más sentidos estén involucrados en una lección, más atención prestan y más retención de información recibe.

La animación es una herramienta de simplificación y definitivamente será parte integral de la educación en el futuro. Una función vital es la síntesis de conceptos. La realidad aumentada es un tipo de animación educativa en 3D que combina elementos físicos y digitales, difuminando la línea entre el mundo virtual y el real. Actualmente, esta tecnología se usa principalmente para el entretenimiento, pero puede usarse de muchas otras formas, incluida la educación.

 

Uno de los mejores ejemplos del uso de la realidad virtual en la educación actual es en el laboratorio de biología. La animación en la educación científica puede permitir a los estudiantes participar, en una primera fase, en disecciones sin tener que dañar a un animal vivo. Se ha venido utilizando en las aulas durante estos últimos años y esta misma tecnología se puede adaptar a una amplia gama de lecciones, lo que hace que la animación en la educación científica sea un área de gran crecimiento. Otro ejemplo de animación en el campo científico es el utilizado para ensamblar órganos virtualmente en las aulas de anatomía, proporcionando una comprensión más profunda de cómo funciona cada órgano. Los estudiantes encuentran este tipo de animación didáctica y divertida, a la par que informativa. Se pueden adaptar a casi cualquier tema para mejorar el enfoque y la concentración. Los profesores de matemáticas, por ejemplo, pueden usar la animación para mostrar cómo se ven los principios en geometría cuando se aplican en la vida real utilizando objetos tridimensionales. No hay límite en las competencias.

También existe la necesidad de una actualización constante. El conocimiento se actualiza y cambia con los nuevos hallazgos. Desafortunadamente con los libros de texto estas actualizaciones se reflejan en el mejor de los casos cada 5 años, pero los medios interactivos y la información en Internet se actualizan constantemente. En una época en la que las cosas y los hechos están cambiando tan rápidamente, tiene sentido que la animación y el uso de gráficos se conviertan en una herramienta pedagógica de gran utilidad en el campo formativo.