ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
11 de Febrero de 2021

Todos los que abren un negocio, tanto a nivel físico como en Internet se encuentran con varias dificultades. Evidentemente, como todas las empresas, necesitará clientes. Pero no solo eso. También hacerse con una reputación y un reconocimiento. Que el nombre de la empresa, o sus marcas, así como los productos y servicios que oferta, sean conocidos. Pero conseguirlo no es tan sencillo. Es necesario tomar medidas y trazar planes para poder lograrlo. De esto, precisamente, se ocupa el branding corporativo. Y los encargados de llevarlo a cabo, son los especialistas en diseño publicitario y comunicación de marcas.

Pero ¿qué es el branding corporativo? ¿En qué puede ayudar a una empresa para darse a conocer? ¿Y a diferenciarse de su competencia? La respuesta a estas y otras preguntas la tienes a continuación.

¿Qué es el branding corporativo?

El branding para empresa no es más que la construcción de una imagen de marca que el público en general pueda llegar a reconocer con facilidad. Para ello se utilizan diversas técnicas de branding y diseño de marcas, pero en general todas cuidan al máximo dos aspectos. El primero es la identidad visual que tiene la marca. El segundo, los valores que la empresa quiere transmitir. Por tanto, la estrategia a desarrollar para cada compañía tiene que ser personalizada y cuidar branding e identidad corporativa, pero también os valores y la reputación de la marca.

Todo esto se lleva a cabo con un objetivo: que cuando una persona escuche hablar de un objeto o servicio en concreto, lo primero que se le venga a la cabeza sea el fabricado o desarrollado por tu empresa. Para eso trabajan precisamente los profesionales del branding corporativo: asociar el nombre de un producto o servicio a una marca concreta.

 

¿En qué consiste el branding corporativo y cómo te diferencia de tus competidores?

 

Pasos antes de abordar una estrategia de branding para empresa

Para poder desarrollar acciones de branding corporativo y crear la identidad de una marca, antes hay que dar varios pasos. Para empezar, hay que tener bien claro y definido qué productos y/o servicios se ofrecerán bajo dicha marca. De esa manera se podrán deducir varias cosas. Por ejemplo, su público objetivo, algo básico de cara al branding. En función de quién quieres que compre tus productos o contrate tus servicios, podrás adoptar un tono e identidad de marca u otro.

Además, también es necesario que estudies detenidamente a tu competencia. Tienes que analizar su estrategia de creación de marca, los valores que transmite, sus logos, mensajes, colores corporativos, estilo, etc. Es decir, todos los ingredientes de su imagen, de todo lo que rodea a su marca. También tienes que tomar nota de qué productos y servicios ofrece, y sus características. Solo de esta manera, conociendo a fondo a tu competencia, podrás dar con lo que te diferencia de ella. Porque es precisamente lo que tendrás que potenciar para marcar la diferencia con ella.

Pasos para crear una estrategia de branding corporativo

Ya con los datos que hemos comentado en tu poder, llega la hora de utilizarlos. Para ello, además de tu ingenio, en muchos casos necesitarás la ayuda de un profesional del branding de empresa. Ellos son los que se encargan de dar con las claves que necesita tu marca para destacar con respecto al resto.

Lo primero que harán será trabajar en la imagen de marca de la compañía o de la gama de productos o servicios en torno a los que va a girar la estrategia de branding. La imagen ideal es aquella que está definida con claridad. Además, tendrá los colores corporativos de la empresa o la marca. Lo mismo sucederá con sus tipografías. Todo ello dispuesto de manera que la imagen resulte atractiva y los textos de logotipos y otros elementos de branding puedan leerse sin dificultad.

El diseño de la imagen también se ha de realizar teniendo en cuenta que la marca con la que se trabaja tiene que contar con estilo propio. No solo en cuanto al aspecto de logotipos o tipos de letra. Las fotografías de tus productos y servicios, e incluso las de tipo corporativo, tienen que contar con un estilo distintivo. Lo mismo sucede con el tono que imprimas a tu comunicación. Tanto en los textos de los elementos de tu imagen de marca como en lo que comunicas en medios y redes sociales. Incluso tiene que notarse en los mensajes de correo electrónico que envías a clientes y proveedores.

 

¿En qué consiste el branding corporativo y cómo te diferencia de tus competidores?

 

¿Cómo marcar la diferencia con la competencia?

Todos estos elementos que hemos mencionado, en conjunto, serán los que ayuden a tu empresa a transmitir tanto la imagen que quieres de tu marca como sus valores o los de la compañía. Recuerda siempre, eso sí, que la imagen e identidad de marca debe marcar la diferencia con respecto a la competencia. De otra manera, si no ofrece algo distinto, no será posible diferenciarla claramente de ella.

Pero ¿cómo conseguirlo? Pues combinando el uso de elementos distintivos de tu marca con una estrategia de branding que otorgue a la marca una entidad propia. Además de diferenciar, por tanto, el branding debe conseguir dotar a la marca de una personalidad propia. No es una tarea sencilla, de ahí que en la mayoría de casos deba llevarla a cabo un profesional. Sobre todo, si quieres lanzar una nueva marca en un sector en el que ya hay varias empresas y marcas ya consolidadas. Sin una estrategia de branding corporativo bien desarrollada y trabajada, entrar en el sector te resultará complicado, y mantenerte en él, mucho más.

Recuerda además que una estrategia de branding de empresa no es algo inamovible. Tiene que ir evolucionando con el tiempo, en función de las novedades y tendencias. No solo en cuanto a productos. También, por ejemplo, en lo que se refiere a canales de comunicación con los clientes. Tendrá que ir evolucionando a la par que la empresa, el sector al que pertenece y el mercado. No obstante, el desarrollo de una estrategia de branding e identidad corporativa no solo es gratificante, sino que además contribuye en gran medida a su éxito. Atrévete a diseñar el branding de tu marca, la recompensa merece la pena.