Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
02 de Mayo de 2019

Estas elecciones han sido quizás las que han consolidado las redes como un territorio más donde los partidos apuestan para desarrollar su campaña política. Hay ejemplos anteriores, desde el “pásalo” después de terrible atentado del 11M a la campaña de Podemos en la elecciones Europeas del 2014. Pero en estas elecciones generales, la presencia de la campaña electoral en las redes sociales ha sido absoluta, diria que omnipresente. Desde este año, Facebook ofrece por primera vez en España una herramienta para trazar la mayoría de anuncios pagados por los grandes partidos. La red muestra datos aproximados del gasto de cada formación, su alcance y cómo han segmentado cada anuncio. Según los datos de la compañía, los más de 7.000 anuncios de los cuatro principales partidos han aparecido hasta 187 millones de veces en los muros de los usuarios y les han costado casi 2 millones de euros. El diario El País ofrecía hace unos días unos gráficos sobre la orientación que han tenido las inserciones publicitarias en Facebook. Se podían ver diferentes estrategias y ahora, con los resultados podemos ver a quien le ha salido mejor su apuesta.

Podemos es el partido que más ha invertido en redes. No así en otros soportes más tradicionales como anuncios de prensa o vallas publicitarias. Quizás es porque su electorado es considerablemente joven. Desde el 13 de abril, la formación morada ha dado de alta 397 anuncios en Facebook e Instagram. Aunque la cifra es menor que la de otros partidos, la importancia está en el importe invertido. Los datos que ofrece Facebook permiten calcular que -hasta el 24 de abril- han contado con un presupuesto de unos 750.000 euros, para que sus anuncios se vieran hasta 75 millones de veces. Es decir, aunque ponen menos anuncios, invierten más en cada uno para intentar que lleguen a más personas y mejor segmentadas.

 

 

También hay quien invierte en bots. Es una práctica ilícita pero difícil de demostrar. La sombra de duda sobre un supuesto ejercito de bots en apoyo a Pablo Casado ha estado presente durante toda la campaña. Preguntados por esta sospecha se limitaros a decir "El PP no tiene cuentas falsas. Pero hay simpatizantes y militantes que en su casa hacen lo que quieren". Según el medio “eldiario.es”, durante la campaña el PP ha tenido a su servicio más de 50 perfiles falsos automatizados en Twitter que alteran las conversaciones de esta red social en favor del candidato del PP y otros miembros de su partido. Replican contenido de forma automática, usan imágenes propagandísticas de Casado, reproducen textualmente los mismos mensajes y la búsqueda inversa de las imágenes personales que usan en sus perfiles demuestra que son fotos tomadas de Internet que no se corresponden con usuarios reales.

Pero más allá de los partidos, el activismo en la red también se hace desde fuera de sus estructuras. Estas elecciones serán recordadas por los intentos de combatir la abstención, que parecen haber tenido éxito, a tenor del alto grado de participación. El hashtag #votaporfavor y una cuenta de instagram bajo ese nombre recogió centenares de piezas gráficas para activar el voto de los que suelen quedarse en casa. Con una orientación claramente de izquierdas pero sin pedir el voto para ningún partido concreto, la idea era impedir el ascenso de la extrema derecha, pronosticado por algunas encuestas. Las propuestas venían desde colectivos como el LGTB, feministas, ecologistas, etc, pero también desde particulares. Ilustradores, diseñadores gráficos, publicistas y todo tipo de creativos han aportado piezas. Algunas eran gifs animados, otras se basaban en aquello que se ha llamado marketing de guerrilla o contra-publicidad. Sea como fuera el despliegue de creatividad, humor y buen rollo que se ha visto en esta especie de campaña espontánea ha sido quizás lo más refrescante del periodo electoral. Os pongo algunos ejemplos para ilustrar este post.

 

 

La conclusión es que ya ningún partido creo que pueda ignorar las redes sociales en su estrategia electoral y en el futuro creo que viviremos un desplazamiento de inserciones desde la prensa tradicional a los soportes digitales. Pero además que los partidos que sean capaces de activar a la “sociedad civil” en las redes tendrán ventaja sobre el resto.