ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
01 de Abril de 2018

Transformación, cambio y desarrollo en el marketing de moda

El marketing de moda de ayer

Casi ninguno de nuestros estudiantes o de aquellos de vosotros que estáis valorando estudiar diseño de moda habéis vivido la época de los grandes ateliers. Cuando los modistos daban desfiles privados en sus casas de moda. Solo personas de alta alcurnia o capacidad económica estaban invitadas. Se trataba de un mercado muy exclusivo relacionado con la alta costura.

El pret-a-pòrter eliminó esa exclusividad en el momento en que las grandes firmas comenzaron a abrir sus mercados a clases sociales menos privilegiadas. En ese momento el marketing de moda cambió. Las revistas de moda comenzaron a dirigirse de tú a tú a un número mucho mayor de compradores y el lenguaje de la publicidad cambió radicalmente.

El marketing de moda hoy: el entorno digital

Ya en los primeros tiempos de la moda el marketing especializado apelaba a las emociones del consumidor. La mayor parte de la fotografía de moda no vende ropa o accesorios, sino estados de ánimo. El marketing de moda aporta valor al consumidor mediante un acercamiento emocional al producto.

Este tipo de aproximación es mucho más inmediata online. Por no hablar de que, además, llega a un número mucho mayor de clientes. Atrás quedaron aquellos ateliers exclusivos. En la actualidad el marketing de moda se ha adentrado en las redes sociales. Posiblemente sean Pinterest e Instagram los sitios web donde más emociones asociadas a la moda se consuman a diario.

Transformación, cambio y desarrollo en el marketing de moda

El marketing de moda y las grandes firmas

La democratización de la moda ha obligado a las grandes firmas a bajar de sus pedestales. Aunque siguen diseñando colecciones cuyo único objetivo es continuar siendo objeto de deseo, Gucci, Dior o Chanel diseñan con un equipo de marketing detrás que sabe dónde y cómo colocar esos diseños.

Ya no hay grandes aristócratas o grandes fortunas sentadas en la primera fila de un desfile en exclusiva. La posibilidad de retransmitirlos en streaming hace que cada persona del mundo con un dispositivo conectado a internet pueda asistir al estreno de cada colección. Además, es posible comprar las prendas a medida que se ven en la pasarela. El lujo y la exclusividad han pasado a ser ficticios. Quizá este sea uno de los mayores logros del marketing de moda.

 

¿Qué pasará en el futuro?

La tendencia en el marketing de moda, como en todo lo demás, es la inmediatez. Con toda probabilidad, la moda será cada vez más efímera y se consumirá más rápido. Mantenerse al día ya es un reto para consumidores y para diseñadores. Nada augura que esto vaya a cambiar en un futuro próximo. Y tampoco parece probable que cambie el modo de adquirir una buena formación. Para ello, te recomendamos nuestro Máster en Creación y Dirección de marcas de moda.