02 de Enero de 2019

Nuestra alumna Carolina Valenzuela alumna del Máster en Diseño Editorial y Publicaciones Digitales nos cuenta su experiencia sobre su participación en los premios TFM con su proyecto RUNAKAY.

Cuéntanos como surge esta idea tu proyecto:

La idea del proyecto surge a partir del creciente interés mundial en Latinoamérica como destino turístico, particularmente Chile en los últimos años. Mi interés por difundir la cultura y los paisajes de mi país ha estado siempre rondando mi cabeza. Tengo la dicha de conocerlo en profundidad y pienso que por sus paisajes, climas y fauna es un lugar único en el mundo y que aún conserva el encanto del territorio virgen.

Tienes alguna fuente de inspiración?

Precisamente mi propio país, su artesanía, sus paisajes, colores y variedad son mi fuente de inspiración. Concretamente su geografía accidentada y loca, están muy grabadas en mi cabeza. De ahí mi interés por ilustrarlo, dibujarlo y recrearlo.

Cuéntanos como ha sido tu experiencia en el master de Esdesign

Mi experiencia fue buena, más aun si pienso en la cantidad de gente valiosa que conocí entre mis compañeros. La posibilidad de ampliar la mirada hacia conocimientos, culturas y personas que están lejos enriquece aún más la experiencia de estudiar online. 

Además muchos de nuestros profesores son de primer nivel. A través de su experiencia y conocimientos concretos ganamos en herramientas para el trabajo profesional.

 ¿Si pudieras repetir esta experiencia, lo harías?

Difícil pregunta. Creo que sí, más que por los estudios mismos, por la riqueza del tiempo vivido al momento de realizarlo. También porque es mucho lo que se trabaja y, por lo tanto, es mucho también lo que acumulamos como experiencias concretas de trabajo.

¿En qué trabajas ahora?

Actualmente soy editora gráfica de Ediciones ARQ, editorial de la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Partí como asistente de producción hace 15 años, luego fui productora de libros, coordinadora de la revista ARQ y hoy trabajo en la dirección de arte y generación de material gráfico para todas las publicaciones.

De qué manera ha influido este proyecto en tu carrera?

Ha sido muy bueno, sobre todo desde el punto de vista de reafirmar mi vocación y seguridad al momento de diseñar. Las herramientas que hoy tengo me permiten trabajar de manera segura y eficiente en lo que me gusta, el diseño de publicaciones.

¿Cómo te sientes al ser finalista al premio TFM 2018?

Eso fue inesperado. 

Todo estuvo rodeado de una magia especial, desde la concepción de la idea, el encuentro y generación de contenidos, hasta el diseño y la presentación final. Todo lo hice con muchísimo cariño y respeto profundo por lo que tenía entre manos, con el objetivo de mostrar algo que para Europa está tan lejos. Esa es precisamente la idea de Runakay, llevar estos territorios latinoamericanos a todo el que quiera recibirlos. 

La verdad es que ser seleccionada fue un regalo inmenso, luego ser finalista y obtener mención honrosa solo acrecentaron este bello regalo. No puedo pedir más.

 Piensas llevar acabo tu proyecto?

Me encantaría llevarlo a cabo, es una promesa que me hice mientras trabajaba en él. Me falta tiempo, pero ya lo tendré...

 ¿Qué le dirías a aquellos que se están planteando estudiar en ESdesign para seguir formándose?

Les diría que en ningún caso es fácil. Este modo de estudiar requiere de mucho rigor y autonomía, mucho más que asistiendo a clases presenciales. Es más fácil distraerse, sin embargo si quieren conseguirlo está más en nosotros, los proyectos son mucho más personales y de alguna manera nos dejan más contentos. 

Les diría también que si quieren aprender deben poner mucho empeño, estrujar a los profesores que saben mucho y aprovechar todos los recursos disponibles. 

¿Algo más que quieras contarnos?

Solo le pediría a Esdesign que no dejen de pensar que tienen alumnos de todo el mundo, esa es la belleza del estudio online. Así como nosotros los alumnos queremos aprender de Uds. y de lo que se hace en España y Europa, Esdesign también puede aprender de sus alumnos, de sus experiencias locales y de lo que ellos traen consigo. La globalización real del conocimiento solo depende de abrir las puertas a lo que está más allá de las fronteras y de los océanos.

 

¡Muchas gracias por tus palabras Caro!