Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
27 de Enero de 2020

La película "Klaus", de Sergio Pablos, ha hecho historia al convertirse en la segunda cinta de animación española nominada al Oscar (tras “Chico y Rita” en 2012), y "Buñuel en el laberinto de las tortugas" se quedó a un paso de Hollywood, pero ganó los Premios de la Academia Europea: las dos están en los Goya. Y con ellas, "Elcano y Magallanes: La primera vuelta al mundo", de Ángel Alonso, tres muestras de la madurez de los equipos de animación españoles.

El creador de “Klaus” es el animador español Sergio Pablos, quien previamente había trabajado como diseñador en varias películas de Walt Disney Animation en su etapa de renacimiento —A Goofy Movie, El jorobado de Notre Dame, Hércules, Tarzán—, ha producido la cinta hispanoargentina Metegol, y es el creador de la historia que inspiró la saga Mi Villano Favorito.2​ En la década de 2000 había fundado su propio estudio de animación, The SPA Studios, junto con su esposa Marisa Román.

Pablos ideó en 2010 un proyecto de película hecha con animación tradicional y basada en los orígenes de la leyenda de Papá Noel. Para distinguirla de otras producciones similares se centró en la texturización y en la iluminación volumétrica, tanto de los personajes como de los fondos, que otorgaban al conjunto una sensación tridimensional.

FilmAffinity 

Por su parte, “Buñuel en el laberinto de las tortugas" es una de las obras de animación españolas más especiales de los últimos años: la historia de cómo Luis Buñuel rodó su segunda película, el documental “Las Hurdes, tierra sin pan”. Premiada en el prestigioso Festival de Animación de Annecy con el Premio del Jurado. Su director Salvador Simó es un animador y director de animación catalán que cuenta con una amplísima trayectoria internacional de más de 20 años: ha pasado por los estudios Disney de París, Bill Meléndez Productions en Los Angeles, The Monk Studios en Bangkok, y MPC en Londres – donde contribuyó en los efectos especiales de films como “Prince of Persia” (2010), la saga de “Las Crónicas de Narnia”, o la oscarizada “El Libro de la Selva” (2016), entre muchos otros.

FilmAffinity 

Por último, “Elcano y Magallanes: La primera vuelta al mundo” está inspirada en una de las aventuras más emocionantes de la historia, un viaje a lo desconocido que comenzó en 1519 en Sevilla y concluyó tres años después en el mismo sitio, completando así una aventura alrededor de un planeta cuya redondez quedó demostrada por primera vez. Ángel Alonso, su director, afirma llevar 20 años, cuando aún mandaban las dos dimensiones y el dibujo en papel, preparando la película. Una odisea de aventuras animadas que, aunque pretenda desterrar un erróneo tópico en el extranjero (que la primera vuelta al mundo la dio el portugués Fernando de Magallanes, el capitán de la expedición, y no el español Juan Sebastián Elcano, el que realmente la completó), tiene puesta su base en la conciliación entre los pueblos y en el puro divertimento infantil.

FilmAffinity 

Son solo 3 ejemplos, de que la animación hecha en España empieza a encontrar una respuesta, tanto en público (empujadas por las plataformas en streaming) como en premios. Un aspecto interesante es que, a pesar de ser ficción, la animación puede tener un valor de cine documental para recrear historias del pasado que de otra forma seria imposible. Es muy posible que en un futuro no muy lejano, el cine histórico documental cuente ya con la animación como una de sus herramientas para generar proyectos interesantes.