Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
10 de Enero de 2018

En febrero se cumplirán 550 años de la muerte de Johannes Gutenberg. En mis clases siempre digo que, para el diseño gráfico, fue tan importante la Imprenta que inventó Gutenberg como la revolución industrial.

No se puede decir que su vida fuera fácil. Él conocía la imprenta China basada en la Xilografía pero la adaptó, haciendo moldes para cada letra en lugar de páginas completas, creando la que se llamó Imprenta de tipos móviles. Eso mejoraba su manejo, su reutilización y su sustitución en caso de desgaste. Lo que no vio Gutenberg era la magnitud de la empresa que iniciaba y el tiempo que necesitaría para acometerla. Pidió prestado y acabó embargado y expulsado de su propia imprenta. Fue acogido por el obispo de la ciudad, el único que reconoció su trabajo, hasta su muerte pocos años después de reconocerse el trabajo.

Sin embargo, la empresa empezó finalmente a producir Biblias de una alta calidad y en un tiempo record. El éxito comercial fue fulgurante. Con los años, el mérito recayó finalmente en el creador y hoy Gutenberg es una de las figuras más conocidas del mundo.

Coincidiendo con este aniversario, el Museu del Disseny y la Escuela Bau están organizando unas jornadas muy interesantes, con ponentes de gran nivel, entre los que destaca Erik Spiekermann. Este tipógrafo alemán, se presenta como “arquitecto de la información” y se reconoce como “un obseso de los tipos de letra”, que ya desde los doce años empezó a trastear con las tipografías. Viviendo entre Inglaterra y Alemania se ha labrado una carrera profesional sólida y muy influyente. Además, es un orador espléndido. Vale la pena no perderse su conferencia.

Más información en: http://gutenberg2018.es/ca/