ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
11 de Marzo de 2020

Una portada atractiva es uno de los factores que hacen que quien esté buscando un libro o una revista se fije o no en un título determinado y decida ojearlo. Por tanto, diseñar portadas que resulten atractivas a la vista es crucial para atraer nuevos lectores.

Para empezar a diseñar una portada, hay que conocer el tema principal del libro o revista y estar al día del estilo dominante en el mercado. Muchas editoriales, tanto de libros como de revistas, cuentan con una línea editorial establecida que refleja su imagen de marca. El diseño deberá adaptarse a este estilo.

El trabajo del diseñador se desarrolla dentro de las limitaciones y pautas que pueden marcar los libros de estilo, las preferencias de cada editorial y de los equipos de trabajo, o la línea que sigue una publicación a lo largo de sus distintos números. Combinando todos estos factores, y su propio criterio y talento, diseña una portada, es decir, la primera llamada de atención de lo que contienen las páginas de una publicación.

Esto puede parecer muy complicado, pero para los especialistas formados en diseño gráfico, en disciplinas como la Maestría online en Diseño Editorial y Publicaciones Digitales de ESDESIGN, es bastante sencillo, puesto que su formación les permite acceder a todos los elementos que necesitan conocer para diseñar portadas atractivas.

Consejos para diseñar portadas atractivas

Para diseñar portadas atractivas hay que hacer bastantes pruebas. No es algo que salga a la primera, por lo que hacer bocetos con varias propuestas debe ser lo normal. Sobre todo, si el diseño ha de presentarse al cliente para que seleccione la base de la portada. Así podrá elegir, entre varias opciones, la que más le convenza.

Además de esto, uno de los consejos más importantes de cara a diseñar portadas es que el título del libro o la publicación debe resultar fácil de leer. Esto enlaza directamente con otro de los trucos para diseñar portadas: hay que tener cuidado con la elección de la tipografía. Hay que optar por una de lectura sencilla, y que cuadre bien con los colores y diseño elegidos para la portada.

Eso sí, aunque se lean bien, hay determinados tipos de letra que no deben elegirse para una portada. Por ejemplo, la Comic Sans. Esto se debe a que el uso de esta y otras tipografías resta profesionalidad al diseño. Además de esto, no es aconsejable, en general, utilizar más de dos tipos de letra distintos en una portada.

Hay que tener en cuenta que, en función del tipo elegido, los textos del título y el resto de las palabras que vayan en portada transmitirán una emoción determinada. Así, las letras consideradas como romanas o con serifa, transmitirán emociones relacionadas con la elegancia, la creatividad, la fiabilidad o la humanidad. Mientras, las tipografías sin serifa transmiten claridad, estabilidad, fortaleza o modernidad.

Colores e imágenes

Otro de los trucos que tienen que ver con el diseño está relacionado con los colores. No es aconsejable utilizar determinados recursos de diseño en las portadas, como los degradados. No queda bien, ni en las letras de la portada ni en los fondos. Además, da un aspecto descuidado y sucio al libro o la revista que los lleva en portada.

Los mejores consejos para diseñar portadas bonitas y llamativas

La elección de las imágenes para la portada también ha de hacerse con cuidado. No solo hay que utilizar las que queden bonitas. Según el tipo de imagen, la portada tendrá finalmente más o menos gancho.

La realización de la portada

Aunque para diseñar portadas puede resultar atractivo utilizar programas de diseño de imagen, como Photoshop, no es aconsejable su uso para portadas. Aunque para dibujar o editar imágenes son perfectos, a la hora de incorporar texto ya no son tan adecuados. En general, las opciones que ofrecen para la escritura son bastante limitadas, por lo que pueden dificultar el proceso. Es mejor diseñar portadas con programas como Illustrator, QuarkXPress o InDesign. Todos ellos cuentan con opciones y herramientas para el diseño de portadas que facilitarán el trabajo.

Muchos olvidan que el diseño de la portada también incluye la parte trasera del libro o la revista (aunque en este caso, en muchos casos va una página de publicidad). Es decir, la contraportada. Su diseño no puede suponer una ruptura con el estilo de la portada.

Los mejores consejos para diseñar portadas bonitas y llamativas

Cuando tengas la portada creada, es fundamental comprobar cómo queda en distintos tamaños. También si el diseño puede exportarse a otros formatos, como por ejemplo horizontal en lugar de vertical. Si el diseño queda bien, evitarás tener que hacer otro si de repente la editorial decide sacar el libro o la revista en un formato distinto. Por ejemplo, más pequeño, con tamaño bolsillo.

Estos y otros consejos harán que el diseño de la portada no solo resulte más sencillo, sino también que el libro o la revista en el que vaya resulte más atractivo para sus posibles lectores.