en-que-consiste-la-tecnica-del-stop-motion.jpg

¿En qué consiste la técnica del stop motion?

En lo referente a animación, podemos decir que existen diferentes técnicas que tienen distintas aplicaciones, y una de esas es la técnica stop motion.

Autor: Ana Torres
Motion design
5 de Agosto de 2021

 

En lo referente a animación, podemos decir que existen diferentes técnicas que tienen distintas aplicaciones, y una de esas es la técnica stop motion.

Esta forma de animación es una técnica que se ha hecho muy popular en los últimos años, y que se ha visto impulsada de una forma muy potente por películas muy famosas, como Fantastic Mr. Fox o Pesadilla antes de Navidad, de Tim Burton, o series como Wallace y Gromit. Pero ¿qué es el stop motion? ¿En qué consiste? Te lo mostramos.

Qué es el stop motion

El stop motion es una técnica de animación y vídeo que se caracteriza por la grabación en vídeo de imágenes, que son fijas, que grabadas unas tras otras van dando la sensación de que en realidad se está grabando una sola imagen que se está moviendo

Básicamente, esta manera de animar utiliza fotos fijas de objetos o de modelos sin animación, y se colocan juntas de forma que al reproducirlas todas a gran velocidad, proporcione una gran sensación de movimiento.

Si tomamos los ejemplos citados anteriormente, las escenas en la que los personajes participan se crean frame a frame, y los diseñadores mueven cada modelo centímetro a centímetro de forma que pueden simular movimiento, líneas de diálogo y expresiones faciales.

A pesar de que el trabajo de hacer películas con la técnica stop motion puede resultar tedioso y caro, las piezas resultantes son fáciles de crear y ejecutar como parte de una estrategia de vídeo.

Pero veamos un poco más sobre el stop motion y sus orígenes, sobre cómo funciona y cuáles son las formas más idóneas para su uso.

 

técnica del stop motion

 

Historia del Stop Motion

En realidad, el stop motion no es una técnica de vídeo buscada. Nació, por así decirlo, por casualidad y por accidente. En 1896, durante un rodaje con una cámara del movimiento de carruajes y personas en París, concretamente en la Plaza de la Ópera. Durante la grabación, el obturador se paró y en vez de grabar con normalidad, lo que la cámara registró fue escenas en las que las imágenes que aparecerían en ellas cambiaban unas por otras. El resultado daba la impresión de que las personas y los carruajes del vídeo cambiaban unos por otros como por arte de magia. La grabación la realizó George Mèliés, que al verla también le puso el nombre que tiene la técnica en nuestros días. Aunque entonces también se la conocía como stop action. 

Pasados unos días, Mèliés intentó realizar ya otras grabaciones de stop motion, esta vez a propósito. Consiguió así convertir mágicamente en imágenes a un hombre en una mujer, y hacer que objetos desapareciesen de repente en pantalla como por arte de magia. Con ello obtuvo un éxito bastante notable.

El stop motion no tardó mucho en pasar a la gran pantalla. Las primeras veces que se utilizó fue de la mano de los directores Stuart Blackton y Albert Smith. Ya en 1897 lo utilizaron para animar los juguetes y otros elementos de la película Humpty Dumpy Circus. 

A partir de entonces, el stop motion empezó a evolucionar, hasta que este tipo de animación tridimensional tomó dos caminos. Por un lado, está su rama europea, que derivó en el rodaje de películas para el público infantil y otras de artistas independientes. Por otro, la tradición hollywoodiense del stop motion, que en muchas ocasiones prácticamente no se aprecia. A pesar de ello, se utiliza en numerosas ocasiones en películas largas, lo que se conoce como largometrajes, en los efectos especiales. 

Este tipo de animación engloba dos tipos de técnica: la que se realiza con marionetas y muñecos, y la que utiliza objetos y artefactos. La primera usa muñecos articulados, o escenas en las que se cambian unos muñecos por otros. Están fabricados con distintos materiales sólidos que se van animando en muchos casos mediante una estructura creada a base de metal para moverlo y, si es necesario, también para sostenerlo.

Durante varias décadas del siglo pasado, la animación con marionetas ha estado relacionada con varios países de la zona de Europa del Este. No obstante, fue el propio George Méliès quien ya a principios del siglo XX la empleaba en sus películas. También la usaba un español, Chomón y Ruiz, uno de los pioneros del cine de principios del siglo pasado. 

En cuanto a la animación en Hollywood, hacia mitad del siglo XX su máximo exponente fue George Pal. Se le atribuye la creación y mejora de la técnica de sustitución. La ideó cuando se encargó del diseño y uso de varios centenares de piezas solo para la expresión y movimientos de los personajes de varias películas de Paramount.

Pal fue después productor de películas de ciencia ficción en Hollywood, y llegó a trabajar con animaciones de este tipo en la famosa La Guerra de los Mundos, de 1953. Desde entonces hasta ahora, la animación con marionetas ha ganado mucha popularidad también en Estados Unidos, gracias a animadores como Henry Selick. Así, han aparecido en títulos como James y el melocotón gigante (1996) y, más recientemente, en El cadáver de la novia (2005) de Tim Burton

¿Cómo hacer un stop motion?

Gracias a la aparición de los dispositivos portátiles, como los tablets y los smartphones, crear un stop motion ya no es algo limitado casi exclusivamente a los estudios de cine. Puede hacerse con un dispositivo móvil en el que tengas instalada una app específica para crear este tipo de vídeos, y con todo tipo de elementos con los que crear las escenas para el stop motion.

Por ejemplo, con plastilina. Con esta pasta se pueden hacer modelos de los personajes que van a aparecer en el vídeo e ir grabando cada escena y cambiando la posición de los personajes para grabar la acción siguiente del vídeo. 

También puedes utilizar marionetas, lo que te quita menos tiempo porque no tendrás que crear tú los personales. Bastará con ir moviéndolas por delante de la cámara y hacer que realicen la acción que quieras en cada momento. En el caso de que utilices muñecos articulados, tendrás que ir cambiando su postura para cada fotograma. 

También puedes generar el stop motion a partir de fotografías de movimientos sucesivos de personas. Para que te resulte más sencillo, y realista, si dispones de una cámara adecuada, puedes captarlas con el conocido como disparo en ráfaga. A diferencia del time lapse, en el que los fotogramas que forman el vídeo se toman de manera consecutiva y con un tiempo fijo entre cada imagen, en el stop motion las fotos se toman cuando el que manera la cámara quiera. No importa el tiempo que pase entre toma y toma. Para cada una hay que preparar la escena que vas a fotografiar, y así sucesivamente.  

En cuanto a la aplicación que necesitas para el stop motion, puedes utilizar una que se llama Lifelapse. Cuenta con todas las opciones y funciones que necesitas para conseguirlo. En un corto espacio de tiempo, si tienes decididas las escenas y los cambios a hacer, tendrás listo el stop motion. Si quieres evitar que la imagen vibre o tenga movimientos extraños y bruscos, nada mejor que utilizar un trípode

¿Cómo se llama el stop motion con personas?

En un vídeo stop motion no solo aparecen personajes creados con plastilina o muñecos. Esta técnica de vídeo también puede utilizarse con vídeos en los que aparecen personas. Solo que entonces tiene una denominación concreta.

En efecto, a la creación de vídeos con stop motion en los que aparecen personas se la conoce como pixilación. Consiste en sacar fotos a una persona completamente quieta, con una postura para cada fotograma. El resultado hará que la persona o personas que se ven en el vídeo parezcan marionetas, por sus movimientos. 

Herramientas para hacer un stop motion

Como acabamos de ver con Lifelapse, hay diversas herramientas que puedes utilizar para la creación de un stop motion. Son las siguientes: 

Stop Motion Studio

Aunque disponible solo para iOS, esta herramienta permite la generación de vídeos con stop motion incluso en HD. Deja importar imágenes que ya tengas tomadas o extraerlas desde una cámara conectada al teléfono. Cuenta con todo tipo de efectos y permite el ajuste de la velocidad de paso de fotogramas. Es gratuita.

Jelly Cam

Otra aplicación gratuita, pero en este caso para ordenador con Windows o Mac OS X. Permite tomar las fotos con una webcam o integrar en el vídeo otras que tengas almacenadas en el disco. Incluso permite añadirle una banda sonora en formato MP3.

Stop Frame Animator

Es una herramienta que no precisa instalación y a la que puedes acceder con un navegador web, puesto que está en la nube. Cuando la tengas en pantalla basta con arrastrar y soltar en ella los objetos que estén en su biblioteca. Eso sí, es una herramienta que aunque es gratis es bastante básica, lo que no la hace apta para vídeos stop motion profesionales. 

 

técnica del stop motion

¿Cómo podemos usar nosotros el stop motion?

En los últimos años hemos visto cómo los vídeos hechos con stop motion han salido de la pantalla para aplicarse a campañas de marketing. Los anuncios y cortos que hacen un gran uso de la técnica stop motion. Esto se debe a que las piezas más cortas hacen que usarlo sea más funcional y rentable.

Si bien los profesionales usan desde figuras de arcilla y modelos en miniatura hasta marionetas e incluso los robots, por lo general, tú necesitarás algo más sencillo. Una de las formas más útiles y versátiles de stop motion que puede usar en tus propios videos es crear una animación de tu producto o servicio.

Incorporar personajes reales es una gran forma de realizar la técnica stop motion

Utilizar personas para hacer un vídeo de estas características es una técnica que se usa mucho. Basta con utilizar, por ejemplo, un fondo simple, con nubes y de color azul e incorporar un personaje real. De esta forma, podrás simular que está volando o cayendo en picado.

En este caso, las tomas se hacen desde arriba, mientras que el fondo está abajo. Esto hace que la persona pueda moverse de lado a lado y simular el vuelo mientras que pasan por encima del fondo.

Si este estilo de video funciona para ti, este podría ser un buen tipo de video stop motion para hacer. No obstante, lleva tiempo crear y mover los fondos alrededor de los actores para simular el movimiento a través del espacio.

Combinar efectos visuales con stop motion

Esta técnica es un poco más complicada, y probablemente, necesitarás medios técnicos bastante más complejos que para la técnica anterior.

Se trata de añadir a una persona dentro de un entorno creado con stop motion, añadiéndole a él mismo movimientos irregulares, como si se animase utilizando más frames. 

Este tipo de video probablemente también incorporará algunos efectos visuales, lo que aumenta el valor de producción y el coste del mismo. No obstante, es un gran recurso creativo. En un formato comercial, el uso de stop motion puede ayudarte a sobresalir entre la multitud, pero debido a que es una opción tan específica, debes asegurarte de que se ajuste al mensaje que quieres enviar.

Un mundo de opciones a tu disposición

Los vídeos creados con la técnica stop motion son piezas que se pueden aplicar al sector que quieras. Te permiten crear el contenido más adecuado para ti, sea lo que sea, gracias a su versatilidad.

No obstante, para poder crear buenas piezas es fundamental que cuentes con la formación adecuada si quieres convertirte en profesional.

Comparte con tus amigos