Jordi Blasi
Diseñador Industrial
21 de Julio de 2020

En 1950, Robert y Gloria Berger encargaron al arquitecto Frank Lloyd Wright el diseño de una vivienda en San Anselmo, California. La Casa fue construida en el estilo de Usonia, el término acuñado por James Duff Law y que Wright usaba para describir aquellos paisajes construidos, libres de convenciones arquitectónicas, que afloraron en Estados Unidos durante aquellos años. 

Los Berger construyeron con sus propias manos la que sería su casa familiar. Iniciaron su edificación en 1953 y la terminaron en 1957, llegando incluso a acampar en ella durante su construcción.

Planos y fotografía de la casa de Eddie, proyectada por Frank Lloyd Wright.

 

En 1956, Jim Berger, uno de sus hijos, de tan solo 12 años, envió una carta al famoso arquitecto, preguntándole si podría diseñar también una casa para su perro Eddie. El niño especificó en la carta que cubriría los gastos de los planos y el material, con el dinero que ganaba repartiendo periódicos en bicicleta.

Al principio, Wright declinó la oferta, argumentando estar desbordado de trabajo y emplazando al joven a que le escribiera, de nuevo, más adelante. Y así lo hizo, un año después. Su sorpresa llegó cuando, al poco tiempo, Jim recibía de Wright los planos de una casa para Eddie. Una pequeña casa triangular, de la que Wright sugería emplear para su construcción los restos de la caoba y el cedro de Filipinas que se habían usado para la casa familiar. Entre los planos hay varios elementos propios de Wright, como una entrada oculta y el techo bajo con un gran voladizo. Los Berger construyeron finalmente la cabaña en 1963, aunque parece ser que a Eddie, no le acabó de gustar y prefirió seguir durmiendo en la entrada principal. 

Fotografía actual de la casa de Ourky, en la Ricarda, en el Prat de Llobregat.

 

Considerada una de las obras más reconocidas del Racionalismo catalán, la Ricarda fue proyectada por Antonio Bonet en 1950, iniciándose su construcción en 1953, el mismo año en que los Berger iniciaban la suya. Como la de los Berger, se trata también de una vivienda familiar, encargada por la familia Gomis Bertrand, formada por distintos volúmenes de planta baja distribuidos de forma asimétrica. Los módulos están soportados por pilares metálicos y recubiertos por una bóveda, eliminando así la función estructural de las fachadas, que se limitan a cerrar los espacios mediante el uso de vidrio y cerámica.

Como los Berger, los Gomis Bertrand tenían también su propia mascota. Y aunque no sabemos si Ourky se llegó a acomodar en ella, este disponía también de una peculiar casa fabricada en hormigón.

Pointed D, de Hara Design Institute para un Terrier japonés. Fotografía deHiroshi Yoda.

 

Aunque, muy probablemente, más de un perro habrá habitado casas proyectadas por arquitectos o diseñadores reconocidos, lo cierto es que pocas de ellas han trascendido. Y que la mayoría respondían no tanto a la necesidad de sus clientes, sino a la adaptación de la casa de sus amos. Para solventar esta carencia, Kenya Hara, director de arte de MUJI, decidió encargar, en 2012, a diversos arquitectos y diseñadores, el diseño de una casa para una raza canina concreta, que incorporase necesidades específicas que pudiera requerir.

La colección “Architecture for Dogs” incluye propuestas conceptuales desarrolladas para diferentes tipos de perros, los planos de las cuales pueden descargarse desde su web. Entre sus creadores, destacan Shigeru Ban, MVRDV, Konstantin Grcic, Toyo Ito o FGMF Arquitetos.

Architecture for Propuesta del atelier Bow-Wow. Fotografía de Hiroshi Yoda.

 

Entre las propuestas de la colección, el atelier Bow-Wow propone un sistema donde ganar altura para los perros con patas cortas, a quienes se les hace difícil trepar fácilmente a una silla. Una casita en forma de atrio, en donde el perro se puede cobijar y a la vez divisar su entorno con una perspectiva que la naturaleza no le facilitó.

TravelKennel, de Studio Lisboeta para BowWow Haus.

 

Y termino la recolección con la iniciativa BowWow Haus. Un proyecto de la filial americana de la  fundación Blue Cross for Pets que, con el fin de recaptar ingresos, subastan, periódicamente, casas para perros diseñadas específicamente por artistas, arquitectos y diseñadores, entre los cuales, recientemente el estudio de Zaha Hadid. Un proyecto del que han colaborado hasta el momento cerca de un centenar de estudios, entre los que destacan las propuestas de Travel Kennel, del Studio Lisboeta, que propone una casa con asa para poder viajar. DLM Architects Doggle Box, de DLM Architects, Pim Dog del Studio Pim, o la casita para Otto, de Gruff Ltd.