ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
14 de Febrero de 2020

Cuando hablamos de un diseñador gráfico, todos nos formamos una imagen aproximada de cómo puede ser. Sobre los diseñadores hay muchos estereotipos e ideas preconcebidas, y al menos en su aspecto externo, muchos identifican a los diseñadores con una estética determinada. Pero son solo eso, estereotipos. Aunque sí es cierto que hay ciertas características de los diseñadores que sí son fácilmente reconocibles en ellos.

Efectivamente, los diseñadores gráficos suelen tener una serie de rasgos que los identifican.

Características de los diseñadores: cómo son y cómo se forman

Antes de abordar las características de los diseñadores, es necesario recordar a qué se dedican y qué materiales utilizan para ello. Esto, que puede parecer trivial, es bastante relevante: lo que alguien hace, y cómo lo hace, influye mucho en su forma de ser y comportamiento.

Un diseñador gráfico es, sobre todo, una persona que se encarga de comunicar determinados mensajes de forma visual. Para conseguirlo, puede utilizar una amplia variedad de herramientas tecnológicas: software de retoque fotográfico, producción de imagen en movimiento, edición de vídeo y sonido, etc. Aparte, claro está, de su imaginación.

A la vista de todo esto, está claro que un diseñador gráfico es un profesional que tiene que contar con una formación especializada muy diversa. No solo en diseño o fotografía. También en diferentes aspectos relacionados con el trabajo con tecnología. Puedes echar un vistazo al Máster en Diseño Gráfico de ESDESIGN, que se centra en dar una visión amplia de esta disciplina, abarcando desde la aplicación de la creatividad a los distintos tipos de diseño gráfico, hasta el dominio del lenguaje usado en la industria.

Características de los diseñadores

El diseño gráfico y las tecnologías que se utilizan para trabajar en él son áreas que están en constante evolución. Por ello, entre las características de los diseñadores está la atención constante a los cambios para poder adoptarlos y evolucionar. Es decir, un diseñador debe estar en formación constante. Si un diseñador deja de formarse, se queda desfasado, lo que repercute en su trabajo y su calidad.

Para poder acometer una formación constante, eso sí, hay que estar muy motivado, porque la formación consume tiempo aparte del trabajo. Además, es necesario que cuenten siempre con ganas de aprender cosas nuevas.

Cualidades innatas que debe tener un diseñador

Además de una formación específica y constante, una de las cualidades más importantes que debe tener un diseñador es la capacidad de trabajo en equipo. Un diseñador trabaja en solitario en muy pocas ocasiones. A veces, no solo debe trabajar formando parte de un equipo, sino que también debe relacionarse con equipos de otros departamentos. Por eso debe ser capaz de poder colaborar con otros en el trabajo.

También debe contar con seguridad en lo que hace, y ser proactivo. Le tiene que gustar tomar la iniciativa para hacer propuestas en su trabajo y en sus diseños. Es muy importante, como hemos mencionado, contar con un grado de creatividad elevado, que permita a un diseñador dar vida a creaciones que lo distingan del resto.

Eso sí, la creatividad no debe estar reñida con la capacidad de realizar un proyecto que encaje al cliente, o que comunique aquello para lo que fue diseñado. Entre las características de los diseñadores también debe estar la espontaneidad. Gracias a ella, habrá momentos en los que a partir de algo que escuchen o les propongan, les surgirán nuevas ideas que adaptar y añadir a su trabajo de forma casual. Esta característica les permitirá contar también con agilidad y capacidad de reacción a las peticiones de un cliente o de otros compañeros de su equipo de trabajo.

Características de los diseñadores

Entre las características de los diseñadores también debe estar la flexibilidad. Sobre todo, cuando se trabaja en grupo o para un cliente. Cada uno tendrá sus criterios para el diseño, y el diseñador también. Pero debe estar dispuesto a ceder en algunos puntos. Eso sí, también tendrá ciertas líneas rojas a la hora de hacer cambios en un diseño, y debe estar dispuesto a dar las razones por las que no desea ceder en un punto o tema en concreto. Por eso también tendrá que tener ciertas habilidades sociales: facilidad de palabra, capacidad de persuasión, etc.

También será necesario que un diseñador tenga paciencia. No solo para abordar el trabajo en equipo o para negociar con los clientes, también para realizar su trabajo. No todos los días tenemos la misma capacidad de trabajo, y lo mismo les pasa a los diseñadores. Unos días, las cosas salen mejor que otros. Por tanto, los diseñadores deben tener calma y paciencia cuando no salgan los diseños a la primera.

Habrá días en los que todo salga bien, y con claridad y frescura, lo cual nos lleva a otra de las cualidades de un buen diseñador: contar con ideas frescas y ser capaz de expresarlas gráficamente de forma clara.

Estas son solo algunas de las características de los diseñadores que se encuentran con más frecuencia entre los que consiguen triunfar y destacar con respecto a los demás. Aunque no son las únicas, porque cada diseñador es único y tiene su personalidad y cualidades únicas que no debe perder.