Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
09 de Mayo de 2019

A menudo se habla de que Europa no puede competir con Asía en término de bajos costes de producción, pero si en cuanto a la calidad de sus productos. No hace mucho Gilles Lipovetsky, decía en una conferencia en Barcelona que hemos de cultivar las artes y la cultura, para tener mejores diseñadores que creen productos con un alto valor añadido. No entraré a valorar esa idea, a mí lo que me despertó fue la curiosidad de por donde iba el diseño en China. Así que me puse a investigar un poco. He encontrado trabajos muy potentes. Es cierto que algunos parecen demasiado “tópicos”. Como no conozco lo suficiente el público al que van dirigidos, no sé si son trabajos acertados. Lo que sí puedo afirmar es que, hay muchos que tienen una calidad gráfica más de notable.

Ciudades tales como Beijing y Shanghai están atrayendo a artistas y diseñadores que abanderan un estilo independiente que rompe con el molde de lo que el diseño chino solía ser. Esto responde además a la paulatina privatización de una parte importante de las empresas. Lo que se le llamó comunismo orgánico, pasó a ser capitalismo de estado y poco a poco creo que se quedará en simple capitalismo. Eso sí, con graves deficiencias democráticas. En todo caso, esas nuevas empresas, que ya no son estatales, están apostando por una comunicación innovadora y el resultado es la aparición de un sinfín de estudios gráficos. cientos de escuelas de diseño acogen anualmente a decenas de miles de jóvenes diseñadores. Como cabría esperar, hay escasez de profesores en Diseño Gráfico. Pero esa dificultad la van a subsanar en pocos años con los miles de estudiantes que China a mandado a Europa a estudiar.

Ming Wang es decano de la Escuela de Diseño CAFA, Central China School of Art & Design, una de las más prestigiosas de China. Fue el responsable del Diseño de los juegos Olímpicos de Beijing. Quizás por su formación en EEU su mirada del diseño es muy global y diversa, aunque sin olvidar los valores gráficos chinos. Mezcla modernidad con la tradición asiática, la cultura caligráfica con la cultura alfabética, el racionalismo y el deconstructivismo, la manualidad y la tecnología.

 

 

Entre la innovación y la tradición, el arte ocupa un lugar central con Song Xiewei. Refinado diseñador editorial, en sus trabajos casi parece que el tratamiento y el control de la superficie son los que rigen todo el diseño a través de cortes, recortes, transparencias, superposiciones o, a veces, espacios totalmente blancos que sostienen unos cuantos signos icónicos. Como ejemplo, sus escaparates para las Galerias Lafayette. “One Thousand Li de Rivers and Mountains” de Wang Ximeng se reinventa a través de la visión del artista. Inspirada en una de las mejores obras de arte chino, miles de ríos y montañas de Wang Ximeng. La interpretación de Xiewei crea paisajes tridimensionales de seda bordada con espacios etéreos.

 

 

A pesar de que se graduó de la ciudad politécnica de Guangzhou, se puede considerar que Lok Ng es un diseñador autodidacta que combina con habilidad tipografía, caligrafía e ilustración con el fin de evocar el espíritu chino tradicional a través de un lenguaje visual actual. Trabaja desde Guangzhou, sur de China, para clientes tan diversos como MTV, Tiger, Newwebpick, revista Kule y radio Canton.

 

 

Son solo tres ejemplos de un panorama por descubrir. Mucho me temo que la idea de Lipovetsky de que el gigante asiático es bueno produciendo, pero no creando es algo anticuada. Necesitaremos algo más que talento si queremos competir con ese mercado.