ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
07 de Agosto de 2020

Montar un negocio es algo que seguro que se te ha pasado por la cabeza en algún momento de tu vida. De repente un día se te ocurre una idea y piensas que podría ser el punto de partida perfecto para crear una empresa. Pero por un motivo u otro, no das el paso. Hasta que un día, piensas que la idea que se te ha ocurrido es tan buena que no puedes dejarla pasar. Ya sea una idea que desemboque en la creación de un estudio de diseño que dirigirás o en la apertura de una tienda de delicatesen. Entonces te planteas en serio abrir tu propia empresa. Y empiezan los papeleos y los trámites.

Montar un negocio no es un proceso sencillo. Tampoco rápido, y es algo que debe decidirse de manera muy meditada. Para poder hacerlo no solo hay que llevar a cabo diversos trámites en organismos oficiales. También hay que dar varios pasos antes de empezar con ellos. Te explicamos todo lo que tienes que hacer para poner en marcha tu negocio.

Cómo montar un negocio: pasos previos

Antes de nada, para montar un negocio hay que tener una idea previa. No se puede montar una empresa de la nada, así que lo primero es que se te ocurra a qué puede dedicase. Cuando esto suceda, hay que estudiar si es viable convertir esa idea en realidad. Porque una idea, por si sola, no tiene ningún valor. Lo más importante es si esta idea responde a una necesidad, y también qué pasos se dan para desarrollarla. También quiénes se encargan de hacerlo, y las habilidades que tienen para ello.

Es importante que si vas a participar en el desarrollo de la idea y se va a montar un negocio en torno a ella, esté relacionada con tu profesión o con algo para lo que tengas los conocimientos suficientes. Además, cuanto más te guste la tarea que desempeñarás en el negocio, mejor, porque un negocio requiere mucho sacrificio y muchas horas.

Cómo montar un negocio: la guía definitiva para emprendedores

Si es posible, intenta hacer un estudio de mercado sobre el sector en el que se moverá tu negocio. Para ello tienes que estudiar distintos factores, pues el sector y su implantación en los lugares en los que quieras que tu negocio tenga presencia será variable. Es importante que lo conozcas bien, y además que te cerciores de que tu negocio tiene un encaje en el sector. Sobre todo, si lo que ofrece cubre alguna necesidad que todavía está por solventar.

Una vez hecho todo esto tienes que estudiar bien las debilidades, fortalezas y oportunidades que tendrás al montar un negocio: Para ello puedes utilizar el sistema de análisis DAFO, que te ayudará a encontrar los puntos fuertes y débiles que tendrá la empresa. Por último, debes conocer bien a tu competencia, cómo funciona y lo que ofrece a sus clientes.

Primeros trámites y papeleos

La apertura de muchos tipos de negocio requiere un cierto aporte de capital: para la compra de maquinaria, para el alquiler de un local o para la adquisición de materiales, hace falta una inversión económica. La posibilidad de que tengas todo el dinero necesario es poco probable, por lo que tendrás que recurrir a financiación externa. Para obtenerla necesitarás elaborar un informe, conocido como Plan de negocio.

En este plan se detallan todos los aspectos del futuro negocio, así como sus previsiones y las expectativas que se tienen. También incluye diversos estudios y planes. Este plan será uno de los elementos decisivos con los que convencer a los inversores, por lo que hay que poner el máximo cuidado en su elaboración. Una vez tengas la financiación, o si no la necesitas, empiezan los papeleos. Porque el nombre de la empresa seguro que ya lo tienes pensado.

En cualquier caso, tendrás que comprobar que el nombre está disponible para la actividad que vas a realizar en el lugar en el que vas a abrir el negocio. Para ello debes consultarlo en el Registro Mercantil Central. Se trata de un trámite que tendrás que realizar personalmente en sus oficinas, aunque también puedes hacerlo por Internet o por correo.

Forma jurídica e inscripciones

Cuando tengas un informe que ratifique que no hay una sociedad con ese nombre que impida que puedas montar un negocio con el nombre elegido, tienes que elegir la forma jurídica de la empresa. Puede ser Sociedad Limitada (con algunas variantes, como las unipersonales o las laborales) o Anónima. Es importante que lo selecciones bien, puesto que entre ambas hay ciertas diferencias. La primera es el capital que deberás aportar en el momento de darla de alta, denominado capital social.

Para dar de alta una Sociedad Anónima necesitas un mínimo de 60.000 euros, mientras que para una Sociedad Limitada solo necesitas contar con al menos 3.000. Luego hay otras, como la diferencia en los trámites a realizar para su constitución, la responsabilidad de los socios que participarán en la empresa o las ventajas fiscales que tiene cada tipo de empresa.

como-montar-un-negocio-la-guia-definitiva-para-emprendedores

Elegida la forma jurídica, y con todas las comprobaciones realizadas a tu favor, llega el momento de constituir la sociedad ante notario, para después inscribirla en el Registro Mercantil Provincial. También de conseguir el Número de Identificación Fiscal de la empresa (NIF) en la Agencia Tributaria. Primer te darán uno provisional con una copia de la escritura de constitución, y como mucho seis meses después, el definitivo, cuando presentes el original de la escritura.

Lo siguiente es dar de alta la empresa en el IAE, el Impuesto de Actividades Económicas reflejando la actividad que desarrollarás en la empresa tras montar un negocio. Este trámite hay que realizarlo en una oficina de la Agencia Tributaria. Ya solo te queda hacerte con los libros de sociedades necesarios (inventario, cuentas, anuales y diario), en el Registro Mercantil Provincial.

Trámites secundarios para montar un negocio

Ya has dado todos los pasos básicos para montar un negocio. Pero puede que todavía no hayas terminado. Sobre todo, si quieres registrar alguna marca que quieras utilizar para la venta de productos o servicios. Deberás hacerlo en el Registro de patentes y marcas. También es aconsejable que registres un dominio en Internet y contrates un plan de hosting para crear la página web de tu negocio. Es importante tenerla, aunque al principio sea sencilla. En la actualidad, contar con presencia online es vital para la mayoría de negocios. E incluso, si vendes productos en un establecimiento, puedes también montar una tienda online además de una física.

Como verás, montar un negocio es un proceso largo y bastante tedioso. Y esto solo es la parte que se ocupa de los trámites legales y de representación más importantes. Una vez hecho todo esto llega la adecuación de un local o una oficina, la captación de clientes y los tediosos papeleos periódicos con los organismos oficiales. Pero a pesar de todo merece la pena, así que no te desanimes por la cantidad de papeleo. Ármate de paciencia y argumentos, y ponte manos a la obra.