ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
01 de Diciembre de 2019

Los packagings sostenibles dominan cada vez más sectores, y el plástico y los envases poco sostenibles van desapareciendo.

Pero ¿cómo perciben usuarios y consumidores este cambio? ¿Aceptan de manera satisfactoria la renovación ecológica en el mundo del packaging? ¿O se encuentran los diseñadores y proveedores con resistencias?

Packagings sostenibles: embalajes no perjudiciales

Los packagings sostenibles se caracterizan por ser un tipo de envase que desde las primeras etapas de su fabricación hasta que llega al consumidor no es en ningún momento dañino para el medio ambiente. Generalmente, para fabricar este tipo de embalajes se utiliza menos energía. También están realizados a partir de menos materias primas. Y las que se utilizan se emplean en base a criterios de sostenibilidad y cuidado medioambiental. Por lo tanto, suelen ser reciclables y biodegradables. Por supuesto, ecológicos.

En muchos casos, estos envases son de un tipo de cartón denominado cartón ondulado o cartón corrugado, muy utilizado en todo tipo de embalajes. También se utilizan mucho las bolsas de papel marrón en distintos formatos y tamaños. Pero son solo algunos de los casos en los que los packagings sostenibles han tomado el mercado, y las preferencias de los consumidores y usuarios.

Los consumidores apuestan por el packaging ecológico

El consumidor y el usuario tiene ya, en general, un conocimiento bastante amplio de la situación del medio ambiente. También de que hay que hacer algo para evitar todavía más su deterioro. Son conscientes, por ello, de que hay que cambiar determinados hábitos y comportamientos: dejar de utilizar el plástico en envases, elegir packagings sostenibles para almacenar, enviar y transportar todo tipo de productos, etc.

Es más, los consumidores buscan cada vez más empresas y marcas que estén comprometidas con la preservación del medio ambiente, por lo que, para muchos, los embalajes no sostenibles no son una opción en ningún caso. Incluso llegan a rechazarlos.

Pero no solo se manifiestan en contra de los envases que no son sostenibles. También de los que resultan totalmente superfluos. Por ejemplo: alimentos envueltos en envases individuales dentro de uno más grande en el que se comercializan varios juntos. La tendencia en los packagings sostenibles es que menos, es más, y los consumidores no solo buscan que sean respetuosos con el medio ambiente. También quieren que sean únicamente los estrictamente necesarios.

Pero que los envases sean sostenibles no quiere decir que no tengan que renunciar al diseño atractivo y cuidado. Los materiales utilizados están preparados para poder personalizarse y adoptar distintas formas. También para que se puedan decorar, de cara a darles un aspecto agradable y distintivo. Pero como todo, las tendencias en diseño y decoración en packagings sostenibles también evolucionan. Por eso, los profesionales del sector tienen que estar siempre al día de tendencias y novedades, de cara a sacarles el máximo partido. Algo que muestran en el Master online en el diseño de Packaging e Identidad Visual de ESDESIGN.