Jordi Blasi
Diseñador Industrial
20 de Septiembre de 2017

Hace ya tiempo, en ocasión del Año del Diseño celebrado en Barcelona el 2003, sus organizadores decidieron escoger al clip como símbolo de las actividades que durante aquél año se desarrollarían. Su elección obedeció a dos premisas: La reivindicación de un buen diseño inteligente, en tanto que sencillo, económico y funcional, y al hecho de que a la vez rompía algunos estigmas de una profesión a menudo identificada como demasiado elitista.

El clip es un objeto claramente eficiente y funcional. Un alambre de pocos centímetros doblado para que la forma resultante permita cubrir su función de agrupar unos cuantos papeles. Aunque su autoría es anónima, su historia oficial nos remonta a 1899, cuando William Middlebrook obtuvo una patente de una máquina para fabricar clips. Y a 1904, cuando Cushman & Denison, la nueva empresa propietaria de la máquina, consiguió la primera patente bajo el nombre de Gem Clip .

Con los años, el clip ha mutado en formas, colores y tamaños. Una pequeña selección de 150 de ellos, puede verse estos días en la exposición Cliptomania que organiza Present and Correct durante el London Design Festival.