ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
09 de Marzo de 2021

El minimalismo, tanto en la construcción como en la decoración de interiores, es una tendencia que ya podemos considerar atemporal. Todo por sus numerosos atractivos y por sus características que, mediante la sencillez, crean un estilo de decoración de lo más reconocible. El interiorismo minimalista es, por tanto, uno de los estilos que tanto profesionales como estudiantes de diseño de interiores deben conocer. También estar al tanto de sus variaciones, porque no es un estilo inamovible. Cada cierto tiempo surgen pequeñas novedades que se incorporan a las claves del estilo minimalista y lo renuevan.

No obstante, el interiorismo minimalista cuenta con unas claves principales, consideradas básicas para la decoración siguiendo sus pautas. Dominarlas te permitirá decorar un ambiente minimalista, con elementos sencillos y que realcen el espacio. Te contamos a continuación unas pautas principales que necesitas saber.

 

Interiorismo minimalista: 7 claves para decorar ambientes de estilo minimalista

 

¿Qué es el interiorismo minimalista?

El interiorismo minimalista es un tipo de decoración que se caracteriza por utilizar solo los elementos que son estrictamente necesarios. Por tanto, elimina cualquier elemento superfluo de la decoración y el mobiliario y huye de estancias recargadas. Para el minimalismo, menos, es más, y su principal preocupación es que todos los elementos de una habitación sean funcionales. Es decir, todo lo que hay en ella tiene que servir para algo.

Eso sí, esto no quiere decir que el minimalismo se caracterice por una falta de estilo. Todo lo contrario. Lo tiene, y muy marcado. Aunque todo en el interiorismo minimalista abogue por la funcionalidad, no lo hace de cualquier manera. Todos los elementos de este estilo de decoración guardan siempre una armonía entre sí. De esta manera, el interiorismo minimalista, además de una sensación de utilidad, otorga también placidez y tranquilidad a un espacio. Con esto se pone de manifiesto que el estilo minimalista va mucho más allá de la decoración. Más bien es una filosofía y un estilo de vida, de la que el diseño interior minimalista es solo una manifestación.

Claves del minimalismo en la decoración

Conociendo las principales claves del diseño minimalista conseguirás marcar la pauta del minimalismo en cualquier proyecto de interiorismo. Son las siguientes:

1 - La decoración minimalista resalta la arquitectura: en estancias y viviendas que buscan el minimalismo, se tiende a reducir los elementos decorativos y a dejar que la arquitectura y sus elementos formen parte de la propia decoración. Especialmente cuando se trata de construcciones de estilo moderno y desprovisto de artificios, que son los que mejor casan con el interiorismo minimalista.

2 - Líneas sencillas y ligeras: tanto los muebles como los elementos decorativos se caracterizan por su sencillez. También en muchos casos por ser piezas diseñadas únicamente líneas rectas o curvas simples y sin adornos. Con esto, se obtiene una sensación de ligereza. Además, los muebles de estilo minimalista son generalmente de materiales nobles, como maderas o metales. El cristal también tiene bastante protagonismo en ellos. Y si en el minimalismo se toman elementos del estilo industrial, que también es bastante sencillo en líneas y decoración, las paredes contarán con elementos de construcción, como vigas o ladrillos, al descubierto.

3 - Colores neutros: En el interiorismo minimalista, los colores son también grandes protagonistas. Pero, precisamente, por su ausencia en muchas ocasiones. En este estilo de decoración, los tonos predominantes son neutros: blanco, crema, negro, gris, marrón o beige. Hay quien le añade un poco de color, introduciendo tonos pastel, como verdes o azules, en cojines y otros elementos de la decoración. En estos casos, están tomando algunos elementos del estilo nórdico, caracterizado también por el minimalismo. E incluso, del japonés, que también huye de los ambientes recargados.

4 - Interiorismo minimalista no quiere decir paredes vacías. Pero tampoco llenas de cuadros o posters hasta la saturación. Se puede optar por colgar uno o dos cuadros o fotografías en una pared, para que tengan todo el protagonismo sin recargar. Eso sí, sus marcos siempre de líneas sencillas y rectas, o directamente sin ellos. También puedes decorar con espejos, tanto solos como enmarcados. Darán sensación de profundidad, y aportarán un toque de contraste. Eso sí, elige siempre cuadros sencillos, y aprovecha por elegir cuadros con tonos algo más vivos, que rompan un poco con los tonos neutros del ambiente.

 

interiorismo-minimalista

 

5 - Objetos decorativos: solo los justos. El minimalismo no obliga a prescindir de elementos decorativos. De nuevo, nos encontramos con la situación de escoger solo aquellos objetos decorativos que sean necesarios o, incluso, funcionales. Unas pocas piezas decorativas aportarán calidez y personalidad. Pero no provocarán en absoluto una ruptura con el ambiente si se eligen elementos sencillos y lisos, sin recargas.

6 - La luz, elemento imprescindible de la decoración. En el interiorismo minimalista, la iluminación juega un papel muy importante en decoración. Es esencial que todas las estancias minimalistas estén bien iluminadas. Pero evitando siempre el exceso de lámparas y bombillas.

7 - Minimalismo también en habitaciones infantiles. El estilo minimalista también se caracteriza por fomentar en muchos casos el ahorro, apostando por mobiliario que pueda cumplir varias funciones para evitar los muebles auxiliares. En el caso de los niños, el estilo minimalista apuesta por los muebles evolutivos. Es decir, por aquellos que pueden transformarse una vez que ya no sirven para realizar otras funciones. Es el caso de las camas que pueden ir expandiéndose a medida que crecen los niños. O de las tronas que se transforman en mesa y silla cuando los niños son un poco más mayores. Así se pueden aprovechar durante más tiempo.

Estas son las principales claves del estilo de diseño interior minimalista. Recurrir únicamente a los elementos esenciales buscando la funcionalidad es lo que caracteriza a este estilo de decoración tan popular. A día de hoy, se ha instaurado en multitud de viviendas. Si quieres aplicarlo también en tu vivienda o en un espacio concreto, no dudes en seguir estos principios básicos para que la arquitectura sea la protagonista del ambiente.