Mireia González
Área de Moda
05 de Septiembre de 2019

Desde hace unos meses las mujeres japonesas están en pie de guerra y no es para menos, la ley japonesa las obliga a un estricto código de vestuario para trabajar, lo que incluye llevar incómodos tacones. Una actriz y escritora de 32 años, Yumi Ishikawa empezó una campaña en Instagram, con el hashtag #KUTOO, proveniente de la suma de las palabras japonesas “kutsu” (zapato) y “kutsuu” ( dolor), y vinculado también al ya global movimiento feminista “METOO ”, surgido en Hollywood en 2016 cuando actrices empezaron a denunciar acoso y discriminación sexual. En pocos días la campaña  se hizo viral, logrando 20K, y traspasando las fronteras y consiguiendo que medios de todo el mundo se hagan hecho eco de la noticia. 

 

 

Japón nos tiene acostumbrados a ser foco de tendencias en moda y estilo, pero a nivel político e igualitario es uno de los países más retrasados del mundo industrializado. Las mujeres solo representan el 10% del poder político, llegando al 20% en la prefectura de Tokio, lo que les aleja claramente de los círculos de decisión y de confección de leyes más justas para ellas. Tras el KUTOO se estableció una comisión de investigación parlamentaria, que ha desestimado el cambio de la ley. El ministro japonés Takumi Nenoto justificó su decisión con la alarmante frase: “Llevar tacones en el trabajo es necesario y razonable”.

 

La muerte de los tacones : Una realidad

Pero a pesar de las reticencias de las machistas esferas de poder japonesas, el mundo, incluido Japón está rechazando a velocidad de vértigo los tacones, al igual que ha rechazado el racismo o la extrema delgadez de las mujeres. La revolución feminista del S:XXI ha cambiado totalmente los modelos de belleza y eso incluye inexorablemente a los tacones.

El modelo de belleza actual,  ha dejado de  estar diseñado y pensado para el deleite de los hombres y pasa a ser definido por diseñadores y líderes de opinión, los cuales  buscan una belleza más real y cotidiana, donde el Street Wear y lo UGLY definen la nueva moda, y lo COMFY, el estilo basado en lo confortable es el rey absoluto.

 

Working girl la famosa película de 1988 protagonizada por Melanie Griffith la cual intentaba sobrevivir en el trabajo gracias a introducir en su vida cotidiana los sneakers, ya que los tacones eran un incordio y un obstáculo para equipararse a los hombres.

 

Las ventas de los zapatos de tacón no dejan de disminuir ( 12% en el 2018) frente a un crecimiento del 37% de las zapatillas deportivas ( fuente NDP Group), las cuales son la verdadera revolución de la moda, pensadas no siempre para hacer deporte, pero si para llevar una vida más cómoda.

Las Millennials no están dispuestas a perder la batalla de la igualdad e identifican, como la mayoría del movimiento feminista, los tacones con un símbolo de la subordinación femenina. Los zapatos más deseados de la temporada los han presentado ACNÉ Studio y CRISTHIAN DIOR, y no dejan de ser variaciones de las “bailarinas” ya usadas en los años 50 por las jóvenes que querían huir del modelo de mujer pre establecido.

Veremos si esta tendencia a sentirse atractiva a ras de suelo, se consolida como un nuevo life style, o simplemente es un rizo más del bucle de la moda.

 

Propuestas de marcas líderes para Primavera / Verano 019: Acné Studios, Loewe, Valentino y Stella McCartney