ESdesign
En ESdesign estamos a la vanguardia del diseño.
05 de Marzo de 2018

La importancia de la creatividad en el diseño publicitario

Así como los productos se usan y disfrutan, la publicidad no es algo que los consumidores vayan a aprovechar. Conseguir que de todos modos la disfruten y que, además, cumpla con su cometido es todo un reto.

Diseño publicitario y creatividad

Los agresivos años 80 y la posterior década de los 90 fueron dos épocas doradas para la publicidad. Cierto que ya se había pasado el boom de los Mad Men tal y como la famosa serie de televisión nos los ha presentado. Pero de todos modos, la publicidad era mucho más libre. Como sociedad habíamos evolucionado menos y éramos menos permisivos con actitudes homófobas, machistas, racistas, etc.

Los cambios sociales obligan a los expertos en diseño de publicidad y a los directores de arte a ser mucho más creativos. Ya no vale recurrir a modelos antiguos de familia, pareja o entorno laboral. Esto, que podría parecer liberador, incorpora dificultades que solo los diseñadores más creativos y conscientes pueden superar. No olvidemos que la publicidad no puede permitirse perder al target consolidado. Pero las marcas desean actualizarse y ser percibidas como hijas de su tiempo. Aunar este tipo de contradicciones es tarea de los creativos y es algo que no sucedía en épocas pasadas.

La importancia de la creatividad en el diseño publicitario

Creatividad para que la publicidad parezca otra cosa

Lo mencionábamos más arriba. El diseño publicitario beneficia a las empresas que desean vender un producto. Los consumidores han desarrollado cierta alergia hacia acciones publicitarias. Y esto ha sucedido de un modo tan acusado que incluso evitan la publicidad. De ahí que la creatividad a la hora de saltar esas barreras mentales que pone el consumidor sea básica a la hora de diseñar publicidad de éxito.

Hay quien dice que los estudios Walt Disney han desarrollado los mejores anuncios publicitarios del mundo. Según esta teoría, las películas de dibujos animados serían larguísimos anuncios de hora y media que el publico paga por ver. Después, ese mismo público corre a comprar el merchandising de las películas. Sin llegar a estos extremos, no deja de ser cierto que el diseño publicitario debe conseguir que los artes finales sean disfrutables por el público.

Las personas ya no queremos ver anuncios: queremos información, queremos soluciones y queremos cosas bonitas. Hasta ese punto el diseño se ha colado en nuestras vidas. Pues bien, los diseñadores publicitarios están obligados a hacernos creer que su publicidad es una de esas cosas bonitas que queremos.

Lo cierto es que si te interesa el diseño publicitario toda esta labor de creatividad extrema te parecerá tan fascinante como a nosotros. Pensando en ella diseñamos nuestro máster dedicado. Verás que la formación ayuda a desarrollar sistemas y métodos para disparar la creatividad. Un paso previo ineludible para convertirte en un responsable del diseño publicitario capaz de cumplir con las obligaciones sociales y con las comerciales al mismo tiempo. Te animamos a que eches un vistazo al programa.