ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
17 de Abril de 2019

La cultura nos ayuda a saber quiénes somos y nos ayuda a ser más empáticos, y por eso tenemos que participar intensamente de ella gracias a las experiencias culturales.

Además de su propio valor, la cultura genera beneficios a nivel social y económico para ciudades y países que gestionan ese patrimonio a través de museos, organismos y distintas organizaciones. Y es aquí donde entran en juego las experiencias culturales.

Qué son las experiencias culturales y por qué importa su diseño

Pero, ¿qué es eso de las experiencias culturales?

Deja que te pongamos un ejemplo: imagina por un momento una visita a un museo donde te estén explicando qué ocurrió. Si además de contarte el guía cuáles fueron objetivamente los hechos tú puedes vivirlo de alguna manera, la experiencia es mucho más completa. Eso es la experiencia cultural.

¿Y por qué es tan importante un buen diseño de dichas experiencias?

En primer lugar, y por no poner un móvil económico, que obviamente es uno de los fundamentales, del que luego hablaremos, una buen experiencia cultural ayuda a aprender, tengas la edad que tengas, sobre todo en los más jóvenes. No es igual aprender de forma teórica que experimentarlo. Sin contar, naturalmente, que ayuda a comprender la historia mucho mejor.

Naturalmente, la economía es un factor fundamental en este caso. Es obvio que la cultura en todas sus formas atrae turismo y el turismo, genera ingresos. Es importante diseñar buenas experiencias porque de esa forma la capacidad de atracción de visitantes será mucho mayor, y, por lo tanto, los beneficios económicos también. Pero ojo, se trata mucho más que de contar con instalaciones adecuadas con la correspondiente ambientación, se trata de adoptar medidas con las que el visitante pueda vivir lo que está viendo.

Por otro lado, diseñar buenas experiencias culturales hace que nuestra sociedad esté mucho más viva. La cultura ayuda a construir un capital social, es el pegamento que une a las comunidades. Al reunir todo tipo de personas, fomenta la inclusión social, el empoderamiento de la comunidad y el desarrollo de capacidades. Igualmente, mejoran la confianza, la conciencia cívica y la tolerancia.

Qué son las experiencias culturales y por qué importa su diseño

Algo muy importante a tener en cuenta a la hora de realizar el diseño de las experiencias culturales es pensar en el público a las que que van dirigidas. Obviamente, no es lo mismo pensar en experiencias para los más pequeños que para adultos, y, por otro lado, si algo tiene positivo es que se pueden diseñar experiencias culturales muy diversas. El límite está en la imaginación del profesional que lo hace.

Crear experiencias culturales de calidad implica ser partícipe y hacer partícipe a los usuarios de una parte de la historia de un país, de una ciudad. Significa que esas personas que van a vivir un momento único van a ser capaces de entender mucho mejor qué ocurrió y cómo, contando con un punto de vista único: el suyo.

¿Quieres ser parte de esos elegidos? Descubre cómo convertirte en un Diseñador de Experiencias y espacios Culturales.