Mireia González
Área de Moda
13 de Julio de 2020

La Alta Costura es un negocio pequeño comparado con las divisiones de Pret-a- pôrter de las marcas de lujo. Apenas medio millar de mujeres en el mundo la compran habitualmente, la mayoría en países no occidentales, y suele ser deficitaria a nivel económico para las marcas. Pero reducir la Alta Costura a algo simplemente económico es no entender esa parte de la moda que vive de lo aspiracional y de la ensoñación. Las marcas de lujo ven en ella una manera de resaltar sus cualidades artesanales y de ostentación, y las piezas suelen llevar miles de horas de trabajo artesanal realizado por lo que se conocen como “petit mans”, costureras de gran destreza que suelen entender los ateliers como lugares muy exclusivos a la vez que familiares. La técnica, los bordados, los tejidos exquisitos y todo aquello que da forma a los sueños de los diseñadores está en este momento en cuestión debido a la cancelación de la semana de la Alta Costura de París a causa del Covid-19. Es cierto que solo unos pocos cientos de escogidos tenían tradicionalmente acceso a las pasarelas, pero eran los que después hacían las reseñas o compraban y por tanto una pieza fundamental del engranaje de la Couture.

¿Es el mundo virtual el nuevo escenario de la moda o solo un parche para salvar las semanas de la moda de esta temporada? En 10 días empieza la pasarela masculina, la cual también será digital, y en septiembre el resto de fashion weeks del mundo, algunas como la bridal de Barcelona ya han anunciado que también serán virtuales.

La Digital Haute Couture celebrada estos días en París, organizada por la FHCM (féderation de la Haute Couture et de la Mode), ha sido la oportunidad para ver cómo se ha enfrentado una industria ya debilitada a un nuevo formato, extraño y muy alejado de los códigos tradicionales de la Alta Costura, centrados en lo artesanal , lo lujoso y exclusivo…¿porqué va a interesar si lo puede ver todo el mundo? Pero no olvidemos que desde hace muchos años todos los desfiles los podía ver todo el mundo, de manera íntegra a través de la prensa digital en portales como vogue.com…..¿así pues que tiene ahora de novedosa? Veamos a través de una selección de marcas cómo se han enfrentado cada una de las maisons a este nuevo formato, el cual en realidad no es nuevo, ya que en la mayoría de las firmas se ha presentado un fashion film de unos 3 minutos de duración, en la mayoría de los casos, y solo en algunos complementado con magníficas fotografías como el caso de Chanel. En realidad más que una pasarela, exceptuando desfiles grabados completos como Victor & Rolf o Giambattista Valli, no dejan de ser piezas visuales pensadas para una acción de comunicación, más que una presentación de una colección de moda.

 

El mejor discurso de marca: JEAN PAUL GAULTIER

Aunque el mítico Enfant terrible de la Mode se retiró en enero de 2020 de la moda, ya dijo que a partir de ese momento elegiría cada año a un diseñador para que reinterpretase sus códigos dentro de la colección de alta costura. La primera elegida ha sido Chitose Abe, diseñadora japonesa y  directora creativa de Sacai. A pesar de las dificultades generadas por la pandemia han logrado mostrar a través de un vídeo magnífico todos los valores de la marca: inclusión, agender, fantasía, nostalgia y todo el savoir fair de la alta costura. Una visión totalmente contemporánea de la moda y su relación con los valores de tolerancia y libertad de la misma.

JEAN PAUL GAULTIER

 

El romanticismo onírico de Maria Grazia Chiuri para DIOR

Que la moda, especialmente la de Alta Costura, ha tratado a las mujeres como princesas es algo sobradamente conocido. Pero las princesas de Chiuri son distintas, son curiosas, y parten de mundos mágicos donde son ninfas y sirenas que nadan, inspirándose en Grecia y sus diosas, y disfrutando del sexo y de la naturaleza con personajes también mitológicos…eso sí pierden la cabeza por unos vestidos maravillosos que les hace llegar la casa DIOR en unos baúles de lujo que rememoran el pasado esplendoroso de la maison. El fashion film realizado de manera impecable por Matteo Garrone, hace a la vez un homenaje a les petit mans, las costureras de alta costura, las cuales realizan los trajes primero en pequeño para pasarlo a tamaño real una vez se aprueba el diseño y se adapta a las medidas de la clienta final (recordemos que la alta costura, es a medida).

DIOR

 

CHANEL sin KARL. La alta costura de princesas punk

Que Chanel es la marca de lujo del momento es indudable. El recambio de Virginie Viard ha dotado a la maison de una nueva energía. Pese a rendir homenaje a Karl Lagerfeld en su colección de alta costura 20 /21 la colección es una continuidad de ese lujo grunge que imprime la sucesora del kaiser de la moda. Los códigos son los mismos  (tweed, cadenas, perlas etc.), pero los resultados son bastante distintos. Estas nuevas princesas punk renuevan la marca y protagonizan un fashion film, realizado por Loïc Prigent que quiere aproximarse a los tejidos y a las siluetas, pero que no es comparable a un desfile al uso...ni suficientemente arty para ser algo distinto, ni suficientemente realista para presentar con detalle una colección.

CHANEL

Además de estos tres fashion films hemos visto propuestas bien distintas como el mini video que ha hecho el director creativo Pierpaolo  Picciolli con el fotógrafo Nick Knight, donde se busca una expresión artística más que una presentación de una colección. También extraña la propuesta de Schiaparelli donde simplemente se ve su director creativo en un escenario de pandemia dibujando las piezas de la colección sentado en un banco del central park de N.Y.

En definitiva, la pasarela de Alta Costura ha servido a las marcas para que se siga hablando de ellas, más que para presentar una propuesta de moda al uso. El futuro pero quizás el presente es eso: el brandig, también digital es el nuevo reto.

 

Nota: Para ver todas las propuestas visitar la página de la FHCM.