Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
19 de Diciembre de 2017

Albert Isern es un pionero de segunda generación. Justo después de los primeros “grafistas” como Pla-Narbona, Daniel Gil o Ricard Giralt-Miracle surgió una generación de diseñadores que también tuvieron que abrir camino para hacer del diseño gráfico una profesión. Tanto en su trabajo profesional como en su labor de difusor del diseño con publicaciones y recopilaciones de gráficas ajenas, Isern es un ejemplo de compromiso con el diseño. Vale la pena visitar su Museo virtual (http://www.museovirtual.info/ca/). No en vano, fue, durante muchos años, presidente del ADGFAD, la Asociación de Diseñadores Gráficos del Fomentos de las Artes y el Diseño, ayudando a la consolidación de la entidad y de sus premios Laus.

Tal como dice su nota de prensa: Esta retrospectiva, con una selección de piezas originales, proyecciones y conectividad a Internet, se configura como un recorrido transversal, eminentemente visual, del mundo de las imágenes que han configurado una trayectoria de más de cincuenta años de profesión. Albert Isern es diseñador, pedagogo, editor, coleccionista, investigador, viajero.

La exposición está organizada en catorce ámbitos: Diseño, Rodeando por el mundo, Do not disturb , Tesoros, Auto Biográfica, Blogs Mundo Icònic, Monkeys in Love y Lugares y Momentos.

Cincuenta años de trabajos, sintetizados en unas 20.000 imágenes, que el visitante podrá ir descubriendo de acuerdo con sus particulares preferencias. Una exposición multidisciplinar que se puede ver con el tiempo de que disponga cada uno: desde seis minutos hasta seis horas.

Si tuviera que destacar una faceta, no estrictamente disciplinar, de Albert Isern, esta sería su condición de viajero atento, con la complicidad de su partenaire, socia y complemento imprescindible, Mari Carmen Aymar. Nunca han dejado que viajar, ni de organizar viajes para ellos y sus amigos, y en esos viajes, su cámara fotográfica se fija siempre en aquellos elementos gráficos vernaculares que nos enseñan cómo se construyen iconográficamente esas culturas que visita.

La exposición se puede visitar en la Sala Josep Uclés del Centre Cultural El Carme de Badalona, hasta el 4 de febrero.