Mireia González
Área de Moda
12 de Septiembre de 2018

Desde 2014, año en que este estadounidense de 38 años fundó su marca Off-White, es uno de los personajes más observados, criticados y aclamados del planeta moda.

Convertida en una marca de culto por millennials ávidos de destacar dentro de la todopoderosa cultura del streetwear, Off-White va más allá de ser una marca al uso, y como toda marca urban que se precie es un proyecto multidisciplinar donde la moda se aúna con la música, el diseño gráfico o el arte conceptual y crítico con la sociedad.

El ADN de la marca es claro: gran tipografía, rayas oblicuas que recorren  las prendas y mensajes o diseños irónicos. Su best seller: las camisetas a 300 euros.

Su método de trabajo dista mucho de ser convencional, y él y su equipo copian y pegan referencias con su smartphone, compartiendo en red su información y las ideas derivadas de ésta, las cuales convierten en prendas y zapatillas.

La colaboración de Abloh con marcas como Nike y Converse, también perteneciente a la empresa americana, hicieron las delicias de los conocidos como sneakersheads, los forofos de las zapatillas deportivas.

Pero más allá de todo esto, en marzo de 2018 la más poderosas de las marcas de lujo, Louis Vuitton lo contrató como director creativo de la división masculina, en sustitución de Kim Jones, el causante de posicionar la marca dentro de este streetwear de lujo.

Su primera colección para la marca francesa , Spring Summer 2019, presentada en la semana de la moda de París en junio de 2018 no desilusionó, aunque se consideró un tanto conservadora, muy del gusto del público mayoritario, aunque sumándole códigos del hip-hop, de la cultura urbana y diseñando su especialidad, piezas a medio camino entre complementos y prendas.

Para no desilusionar a sus muchos fans, acaba de sacar una colección cápsula de precios asequibles llamada “For All”, la cual se venderá a partir de enero de 2019.

Abloh encarna como nadie el poder de las redes sociales y por tanto el fenómeno influencer. Además de director creativo es DJ. Su método de trabajo, su discurso creativo y su estrategia de comunicación están totalmente basadas en el mundo digital.

Su trabajo se basa en crear un nuevo lujo, subversivo y alejado de los códigos del establishment:

“Antes debía ser algo caro y tenía que ver con los mejores materiales del mundo, pero creo que las nuevas generaciones entienden que es cualquier cosa que les guste y codicien”.

En los últimos días ha vuelto a rodearse de polémica a causa del vestuario que, en colaboración con Nike, ha diseñado para la tenista Serena Williams, ganadora de 23 Grand Slams. El mono que la deportista afroamericana lució en el torneo parisino Roland Garros, apodado Black Panther, fue duramente criticado por la dirección del torneo. Nike reaccionó y revolucionó las redes defendiendo a Serena con la frase “Puedes quitarle al superhéroe su traje, pero nunca podrás quitarle sus superpoderes”. Días más tarde en el US Open, Williams volvió a sorprender con un vestido tutú, también diseñado por el controvertido Abloh, el cual no deja de estar en boca de todos, desde el mundo más underground, al lujo más exclusivo y menos inclusivo, lo que más le interesa es ser contemporáneo, llevar el mensaje de la calle a los productos, dicho por él mismo: “un diseñador debe sumergirse de lleno en la cultura de su tiempo”.

 

Algunas de las piezas de su marca Off-White

 

Colaboración de Virgil Abloh con Nike y con Converse

 

Colección Spring Summer 019 de  Virgil Abloh para Louis Vuitton

 

El controvertido vestuario de Abloh para Serena Williams