Mireia González
Área de Moda
21 de Diciembre de 2017

En 2017 han ocurrido muchas cosas en la moda, pero una de las más importantes es una celebración.

Se cumplieron 40 años de la aparición de un movimiento callejero y de protesta que cambió el mundo, y también el concepto del estilo y la belleza: El punk.

Heredero de muchas cosas anteriores, todas llenas de sentido, llenó de “mal gusto” el arte, la música, la cultura y por descontado la Moda. Provocativo y sexy, rompió de verdad con los cánones burgueses, edulcorados siempre por el pop, convirtiendo lo feo en atractivo y sobre todo haciéndonos valientes.

La cultura, por fin, se ponía al servicio de la sociedad, haciéndonos de espejo, gritando lo que iba mal, y generando también una estética que ya nunca nos abandonaría.

Aunque el punk lo inventa la calle, le da forma estética sus integrantes, muchos artistas de la escena underground, Vivianne Westwood será una de ellas. Lleva 40 años protestando, en este post quiero hacerle un homenaje, repasando algunos de los momentos más importantes de su carrera.

Imágen de Vivienne Westwood 

Los inicios 1977. Malcon McLaren y Vivienne Westwood

Sex y la colección Seditionaries

En 1977 Westwood monta una tienda relacionada con el movimiento que estaba explosionando en Londres y del cual era integrante, junto con su pareja del momento, Malcon Mclaren (artista y manager del famoso grupo de punk SEX PISTOLS).

En su tienda, llamada provocativamente SEX, en King’s Road, se podían encontrar discos y ropa de estilo PUNK, diseñadas por Westwood:

Sex, se erigió como la boutique anti-fashion: Uniformes de gusto sadomasoquista, cazadoras de cuero, pantalones de lurex, cadenas y camisetas con imágenes pornográficas…la visita periódica de la policía alertada por las denuncias por escándalo hicieron que se convirtiera en lugar de peregrinación para todo buen antisistema, ávido en contraposición por ir a la última. Después cambiará de nombre, pasará a llamarse Seditionaries, y así se llamarán las colecciones de ropa.

Contaban con los gráficos del artista Jamie Reid, otro de los puntales creativos del movimiento.

Actualmente algunas de estas prendas se exhiben en el museo de moda Victoria & Albert Museum. Ya forman parte de la historia de la moda.

Piezas de la colección Seditionaries V&A Museum

Vivienne Westwood y el Punk en la actualidad 

Las aportaciones de ese primer punk a la moda son múltiples, a nivel de estilo vemos rotos, sucios, imperdibles, mezcla de estilos, DIY ( Do it your self),  anti-moda en el sentido conceptual…pero lo más importante es que se convierte en un instrumento de protesta. Ya lo dicen los integrantes del movimiento: el punk es una actitud.

Por lo que nuestra dama británica, famosa también por reírse de todo lo tradicional (tartanes, bandera britsh, familia real inglesa) admirándolo al mismo tiempo, sigue protestando en el S.XXI y sus principales luchas son el anti capitalismo, el feminismo y sobre todo la lucha contra el cambio climático.

En el 2011 se embarca junto con el fotógrafo Juergen Teller, en un proyecto en África para dar voz a los artesanos locales, convirtiéndolos en los makers de muchas de sus piezas, devolviéndoles la dignidad y dando visibilidad al problema del fast-fashion contra el cual también lucha.

En el 2017 ha dejado las riendas creativas de su marca a su marido Andreas Kronthaler. En esta última colección llenó de basura los estilismos de sus modelos, desfilando también ella misma, para seguir Protestando por la destrucción del planeta: punk en estado puro.

Imágenes de Vivienne Westwood, arriba protestando por el cambio climático y abajo en África  con su proyecto auspiciado por la ONU 

Idea y textos : Mireia González para ESdesign

www.mireiaglara.com