Esther Rico
Área de Espacios
14 de Julio de 2020

El 70% del mundo es agua, así que soluciones que busquen habitar este medio parecen una apuesta más que segura hacía donde podrían discurrir los cauces de nuevas maneras de habitar.

Schoonschip es una zona residencial flotante en el norte de Amsterdam;  aunque existen otras, es la que tiene puesto el foco en organizar barrios flotantes autosuficientes, sostenibles; cada una de las viviendas dispone de paneles de energía solar y un sistema de bombas que al extraer el agua del canal genera energía y provee a cada casa de ella. Solo hay una conexión conjunta al sistema eléctrico y cada uno de estos hogares dispone de baterías para almacenar la energía sobrante.

space&matter

 

Los muelles actúan como espacios comunes, para sociabilizar. Pequeños jardines acuáticos se han diseñado y se encuentran diseminados, además de la posibilidad de cultivar un huerto/jardín en la cubierta. Este peculiar vecindario ha ofrecido a sus habitantes la posibilidad de diseñar su hogar y pertenecer a una comunidad pequeña con intereses comunes, como el renunciar a un coche de combustible fósil por compartir coche eléctrico.

Algunos podréis pensar que la propuesta anfibia no es para todos y es cierto, pero si tenemos en cuenta el cambio climático y las proyecciones que he comentado en algún post previo sobre la subida del nivel del mar, quizás este tipo de propuesta sea mucho más seguro que las edificaciones de primera línea de mar, tan solicitadas por su ubicación privilegiada.

Isabel Nabuurs y Jan Willem Sieburgh

 

Está claro que hay una fuerte apuesta por la tecnología que permite no tan sólo el uso de energía alternativa sino la reutilización de las aguas separando las aguas grises de las negras y utilizando los deshechos orgánicos extraídos de estas últimas como fuente de energía.

Eso permite que este modelo sea circular y pueda ser reversible; además al tratarse de una solución “prefabricada” permite deslocalizar la construcción del lugar final en el que se instalarán. Eso implica una gestión de los recursos más eficiente y minimiza las molestias, ruido asociadas a la construcción in situ; obvio que el traslado de estas casas flotantes con barcos debe tener sus complicaciones, pero tiene un impacto más leve, siendo tan solo esta fase final de amarre a los muelles la que tiene implicaciones.

Isabel Nabuurs y Jan Willem Sieburgh

 

El equipo de space&matter ha participado de forma activa en dar forma a la iniciativa individual de un grupo de personas por vivir de una manera diferente; asimismo los ha acompañado a lo largo de la construcción del proyecto, que ha durado casi 10 años. Asesorados por un amplio equipo de profesionales especialistas en cada área han conseguido dar con una solución en la que además de respetar la naturaleza, nos invita a vivir en ella.

Isabel Nabuurs y Jan Willem Sieburgh