17 de Junio de 2019

 

Entrevistamos a Quique López, director del Máster en Diseño Gráfico, quien nos habló sobre su experiencia como docente de ESdesign.

 

¿Qué es lo que más destacarías de tu asignatura?

Actualmente, en el Master de Diseño Editorial y Publicaciones Digitales hago dos asignaturas. En la primera de ellas, Fanzines e InDesign, realizamos una primera introducción al origen de la revista amateur, el Fanzine, y el software de uso mayoritario en el mundo de la edición gráfica, que es Adobe InDesign. A través de un ejercicio práctico (el diseño de una de estas fanzines) ponemos en práctica una serie de contenidos, herramientas y funcionalidades que nos ofrece el software. Empezamos a ver primeros conceptos a nivel de retícula, flatplan, microtipografía y sobre todo intentamos construir una consciencia útil en el uso de la herramienta, haciendo que desde el principio la mecánica de trabajo con InDesign sea la más optimizada y responsable posible. Por otro lado, en el último módulo del master tenemos la asignatura de Revista en línea, donde intentamos hacer ver a las alumnas la importancia de combinar las plataformas editoriales digitales con el producto print original. Así pues, investigamos y analizamos el mundo del diseño web para, a través de sus ventajas y funcionalidades propias, adaptarlas estas a la correcta exposición del contenido editorial. Hacer que nuestra revista print realmente cumpla con una correcta traslación del mundo físico al mundo pixel y que en este viaje, el aprovechamiento de las características de uno y otro sea máximo.

  

¿Qué aportas de tu día a día en tu profesión para impartir y orientar el contenido de las clases que impartes?

Todo. Contar con docentes que a su vez sean profesionales es una máxima de la escuela. En mi caso, todas y cada una de las profesoras que tenemos en el Master son directoras de equipos o tienen su propio estudio. Y en mi caso, lo mismo. Y esto hace que la visión que tratamos de inculcar a las alumnas sea una visión tamizada por el hecho de ser totalmente profesional. Crear, en este el que puede ser un paso previo del mundo estudiantil al profesional, un puente real y seguro para todas aquellas personas que quieran verse inmersas en este mundo del diseño gráfico editorial.

 

¿Cuál es tu opinión sobre fomentar el carácter emprendedor y dar conocimientos de gestión de empresa a los diseñadores?

Totalmente a favor. Cuando hemos hecho sesiones extras para hablar de presupuestos, gestión, etc.; en definitiva, cuando hemos hablado de la realidad laboral y profesional, la mayoría de comentarios y preguntas siempre tienden a intentar aclarar esos aspectos que, tradicionalmente, las diseñadoras no hemos tenido en cuenta. Se piensa en la profesión que en muchos casos con ser buena diseñadora ya se está haciendo una labor responsable, obviando que no dejamos de ser empresarios, a nivel pyme, a nivel freelance, a nivel gran estudio, a nivel agencia; y esto conlleva una serie de responsabilidades y conocimientos que cada vez más las diseñadoras están dispuestas a apreciar y asimilar. Ya lo demandan y ya se les ofrece. Y creo que debería ser algo presente en todas las escuelas de diseño. 

 

Alguna anécdota en ESdesign que te gustaría contarnos

Realmente, no podemos considerarlo una anécdota como tal. Pero desde luego, convencer a colegas de profesión para dar las clases de manera online me supone todo un reto a nivel personal. Un desafío y casi siempre un triunfo el ver cómo alguien que sólo ha trabajado la docencia de manera física-presencial puede, en poco tiempo, cambiar y asimilar el nuevo paradigma de la clase "virtual", en la que no tocas el papel o escribes en lápiz encima de las pruebas que te traen las alumnas. A cambio, dispones de un sinfín de herramientas digitales que te permiten conseguir resultados igual o mejores que los que conseguías de manera analógica; creo que es algo que siempre asusta y creo que es algo se cura trabajándolo.

  

¿Qué es lo que más te inspira cuando hablamos de “diseño” en Barcelona?

La propia Barcelona. Si entendemos diseño desde un punto de vista ontológico, como todo aquello que está diseñado (y por ende, metafísicamente hablando, también "lo natural"), Barcelona es la ciudad perfectamente diseñada. El clima, la orografía, las posibilidades, su gente, su cultura, el savoir-faire, la arquitectura, Cerdà, Messi, Arts-libris, el Museu del Disseny, Poblenou, Horta, el Vilaró, ir a cenar al Shunka o desayunar en El Pinocho, un xuxo de la Lis, escuchar a Ramón Rodríguez o pasear en bici hasta Zona Franca para comer morro de atún en Granja Elena. Barcelona es diseño y no entendido de una manera meramente industrial, donde el valor añadido pesa tanto. Ni tampoco entendiendo el diseño como un apéndice de la cultura. Barcelona es diseño entendido en cuanto a que ella misma se diseña y no se añade ningún valor. Es valor añadido en sí misma.

  

¿Qué dirías a aquellos diseñadores que están pensando en estudiar un máster online en ESdesign?

Que no se lo piensen. Que sean valientes para aceptar el desafío de enfrentarse a ese nuevo paradigma del que hablaba antes. Que desde cualquier parte del mundo puedes intercambiar opiniones y ejercicios con profesionales del diseño de la talla de nuestro claustro docente y que la posibilidad de aprender de un grupo de compañeras internacional tan heterogéneo es algo que, de por sí solo, ya vale la pena.

 

!Muchas gracias  profesor Quique! :)