Esther Rico
Área de Espacios
25 de Febrero de 2020

Jewel del aeropuerto Changi, es una joya tanto para los pasajeros que lo utilizan como hub para volar a destinos en las antípodas como para los ciudadanos de Singapur. Una ampliación llevada a cabo por el equipo de Safdie  Architects responsables también de otro proyecto icónico las torres de Marina Bay Sands.

 

Aúna una oferta variada de tiendas, hotel en el que poder alquilar habitaciones por horas, hasta jardines interiores por los que pasear. Visto desde el exterior nos recordaría a un donut, un toroide; su centro, Rain Vortex, genera una cascada de cinco pisos de altura. La climatología de Singapur provee las lluvias suficientes para que el abastecimiento no sea un problema, es más han conseguido el Green Mark Gold Award, sello de sostenibilidad del gobierno de Singapur; este sello seguiría criterios similares a los Breeam de Reino Unido o el más conocido Leed de EEUU. El agua es recogida y reutilizada y además el vapor de agua sirve para ventilar y refrescar el interior.

 

El equipo de arquitectos y paisajista pudieron probar las doscientas especies de plantas  que habitan en las terrazas ajardinadas, en el Canopy park en la quinta planta con actividades y en el Forest Valley en la planta baja. La distribución en terrazas permite “perder de vista” a las personas y conectar visualmente con el exterior gracias a la fachada de cristal. Esta desaparece durante la noche y permite que se pueda contemplar la “Ciudad Verde”, como se refieren a Singapur, dentro del aeropuerto. Buscan entretener a los pasajeros, como con el espectáculo de luz de la cascada y enseñar su país aunque sea de manera metafórica a través de los jardines.

Pero además de atracción y pulmón verde funciona como un conector no tan solo de tres de las cuatro terminales sino también de la ciudad, ya que se puede acceder con un autobús desde Singapur.

La Joya teje una experiencia entre la naturaleza y un mercado para viajeros, visitantes y residentes según Moshe Safdie, creador del proyecto.

Safdie Architects y Changi Airport Group