Bernat Sanromà
Área Comunicación
19 de Septiembre de 2017

Después de muchos rumores y algún que otro spoiler, finalmente se han desvelado los nuevos modelos de iPhone para este final de 2017. De entre todas las novedades esperables (mejor procesador, mayor resolución de pantalla, consumo de batería más eficiente...) lo más destacado a mi entender es el hecho de que incorpore la Realidad Aumentda como una prestación más.

Vamos tan rápido de aquí para allá que a veces nos cuesta detenersnos a reflexionar sobre lo que nos pasa en el camino, pero lo cierto es que resulta vertiginoso ver cómo vamos incorporando avances tecnológicos en nuestras vidas, en nuestro día a día. Y además de una forma tan natural, paulatina y tranquila.

La realidad aumentada, así como la realidad virtual, los coches que se conducen solos, o las máquinas que nos hablan, han alimentado décadas enteras de ciencia ficción, de lectores y cinéfiilos que soñaban con un futuro alucinante, en el que la tecnología nos hacía casi superhumanos. Estamos hablando de tecnologías que han necesitado mucho tiempo de maduración y el ecosistema perfecto para poder aflorar con garantías. Y, después de todo, al final ha resultado que ese futuro que nos prometieron y nos creímos está llegando, pero forma silenciosa. Sin muchos aspavientos.

La tecnología avanza, los usuarios y consumidores la incorporan en sus vidas, y al cabo de un tiempo, los departamentos de marketing y comunicación empiezan a pensar en las oportunidades que se abren. Los que deberían abanderar estos cambios, resulta que van casi siempre a rebufo del consumidor. Que, por cierto, con cada avance tecnológico, encuentra nuevas formas de prescindir de las marcas, de sus mensajes invasivos y de sus propuestas de valor, cada vez más obsoletas.

Este nuevo dispositivo, así como la tecnología que integra, ya forma parte del temario de la presente edición del Máster de Innovación en Comunicación de Marcas de EsDesign. Ya lo hemos contado en clase, ya es algo que nuestros alumnos han adquirido. No entendemos de otro modo la formación de nuestros alumnos. Estar al día, entender los cambios y aplicarlos a nuestra actividad profesional, son factores que deben gestionar los comunicadores que hoy necesita el mercado. Sólo estando al día podremos dar respuesta creativa a las marcas para las que trabajamos, y sólo con una creatividad aumentada, es decir, pensada desde la tecnología y las tendencias sociales más actuales, conseguiremos que éstas sigan teniendo opciones de conectar con sus consumidores.

©Bernat Sanromà