Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
03 de Julio de 2018

Que los niveles de lectura no remontan es una realidad. Que pasamos mucho tiempo delante de las pantallas, también. La lectura no sólo es positiva por el contenido de lo que leemos si no por la mecánica mental que supone leer. Pese a todo, seguimos necesitando que nos cuentes historias. De ahí el éxito de las series. Pero, a veces, no queremos estar  “mirando”. De ahí la nueva vida de las audio libros. Lo que antes era un soporte para cuentos infantiles o manuales de autoayuda, se ha extendido a la literatura en general.

Surgen muchas dudas sobre el tema. No sabemos si eso creará nuevos lectores o si por el contrario se llevará los pocos que teníamos al campo del audio. De alguna forma recuerda a la escena final de la novela de Ray Bradbury  y su adaptación al cine hecha por Truffaut, Farenheit 451, donde personas memorizan libros enteros para que estos no desaparezcan del conocimiento colectivo.

Parece que es un soporte que está en considerable aumento: En el último informe publicado por la Audio Publishers Association (la organización sin ánimo de lucro que estudia la edición de audiolibros en Estados Unidos, se destaca abiertamente el exponencial crecimiento de este formato: en concreto, un 22,7% en 2017 con respecto al ejercicio anterior, y lo más llamativo es que aumenta de forma sostenida desde hace varios años ya.

Storytel ofrece un modelo similar al de Netflix y otras plataformas: con el pago de una suscripción mensual, el abonado puede disfrutar de todos los audiolibros que desee. La plataforma ha comenzado además a ofrecer contenido exclusivo para sus abonados y  cada vez es más frecuente que autores de prestigio se animen a publicar sus obras inicialmente en este formato, como es el caso del autor de best sellers Michael Lewis, cuya última obra ha sido publicada únicamente en formato audiolibro.

Google empezó a vender audiolibros en su tienda online. Los usuarios podrán adquirir estos contenidos a traves de la tienda Google Play. Además, no requiere suscripción.

Spotify empezó a ofrecer Audiolibros, en principio, para invidentes o personas con deficiencias para una lectura visual. Ya ha sobrepasado ese sector de usuarios con creces. Y ha creado, este mismo año, una plataforma específica para ello, Spotlight. Para esta iniciativa Spotify se ha asociado con distintos medios y productoras, como Buzzfeed News, Cheddar, Crooked Media, Lenny Letter, Gimlet Media, Genius, The Minefield Girl, Refinery29 y Uninterrupted. Se espera además que se incluyan contenidos que ya están disponibles en Spotify como RISE, Secret Genius, Spotify Singles y el podcast Viva Latino.

Sea como fuere, es un nuevo soporte que necesita que alguien piense bien su estructura, diseño y navegación. Y qué papel puede tener el diseño en todo ello. Más allá de la navegación y diseño de las webs que ofrecen este producto, hay un campo de experimentación que no deberíamos ignorar. Por ejemplo, ¿qué papel tiene la música en este soporte? Hay quien defiende que no deberían tener música y que una sola voz debería narrar el texto. En cambio hay quien apuesta por la teatralización de los textos con voces distintas para los personajes y efectos sonoros para potenciar escenas.  Spotlinght, por ejemplo, intenta atraer a más usuarios con una propuesta que conjuga elementos visuales con estos audios. La plataforma ofrece contenidos multimedia que incluyen textos, videos, fotos como parte de un nuevo formato, aunque manteniendo a la interfaz ya conocida de Spotify. Veremos cómo evoluciona.