ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
08 de Marzo de 2019

Esta es una pequeña guía para que aciertes con el diseño vintage para el interior de tu hogar.

Las tres características principales para un diseño vintage de revista

Hoy en día es relativamente sencillo conseguir auténticas piezas vintage en mercadillos, rastros, o de segunda mano, a un precio muy asequible. Sólo hay que saber dónde buscar. Pero no basta con meter estos muebles en casa, hay unas pautas que debemos seguir y, si te interesa la decoración de interiores, siempre puedes formarte como profesional:

Diseño vintage para el interior de tu hogar

Elige tu inspiración

Lo vintage se encuadra entre los años 30 y la década de los 70-80. Así que lo primero que te aconsejamos es que elijas qué estilo prefieres. Piensa que entre los años 30-50 la decoración era más clásica, e incluso romántica, mientras que en los setenta era más estridente. Incluso puedes optar por un estilo vintage más industrial.

  • Si te decantas por los años 30-40, tus opciones pasan por utilizar piezas que combinen, por ejemplo, hierro y madera. Las paredes blancas y las lámparas doradas siempre son un acierto.
  • Si por el contrario, te gusta más el estilo setentero, los colores son tus aliados. Tablas de madera desgastada pintada en distintos colores, sofás de piel...
  • El más industrial se caracteriza por utilizar elementos típicos de antiguas fábricas. Por ejemplo, puedes utilizar estanterías metálicas, o buscar alguna pieza que recuerde a algún despacho antiguo.

El mobiliario

Lo ideal es combinar muebles de época con otros más modernos. Por ejemplo, una cómoda de los años sesenta, a juego con un cabecero de hierro forjado... y una alfombra de color claro en el suelo. O las lámparas que ya os hemos mencionado. Si el mueble está en mal estado, una buena opción es que optéis por el decapado. Esta técnica consiste en pintar el mueble y lijarla después, dándole un aire usado que quedará ideal en tu decoración vintage.

Diseño vintage para el interior de tu hogar

Los complementos de decoración

Para conseguir un efecto total, es necesario añadir pequeños toques "antiguos" a las distintas estancias. Por ejemplo, puedes poner en un rincón alguna maleta de cuero, algún tocadiscos sobre un pequeño mueble con vinilos, botellas de vidrio y hasta antiguas fotos de familia, o postales de viajes si tienes espíritu aventurero. También quedan estupendos los espejos con marcos originales y grandes, para romper la monotonía de las paredes lisas.

Si quieres un diseño vintage en tu hogar, la clave es combinar distintos elementos, pero nuestra recomendación es que guarden una armonía entre sí. Utiliza tonos neutros si quieres un estilo más clásico o, si apuestas por combinaciones de colores, intenta que combinen bien y resulten armónicos.  Por último, no está reñido con modernidad o tecnología, ¿por qué no pruebas a montar un despacho con una mesa antigua, restaurada, y al lado una bonita estantería de hierro y madera? ¡Será un rincón de trabajo muy especial!