Jordi Blasi
Diseñador Industrial
21 de Noviembre de 2018

Fundada en 1953 por Max Bill, Inge Aicher–Scholl y Otl Aicher, la escuela de Ulm ha sido probablemente el proyecto pedagógico más influyente en el sector del diseño industrial. En sus efímeros 15 años de vida, Ulm pasaría de asumir el legado conceptual de la Bauhaus a renegar de sus planteamientos. De abordar el diseño de objetos a desarrollar productos y sistemas. De entender al diseñador como un artista a plantear su trabajo como una herramienta al servicio de la industria.
Su principal legado académico fue la vinculación del proyecto pedagógico con la industria; un modelo actualmente ampliamente aceptado en la práctica totalidad de las escuelas de diseño de todo el mundo.
La propia Braun de Dieter Rams, estuvo fuertemente vinculada con Ulm, hasta el punto que uno de los proyectos de la escuela, del estudiante Herbert Lindinger y tutorizado por Hans Gugelot, supondría para el fabricante alemán el inicio de su popular serie de transistores durante los años sesenta.
Desde una perspectiva claramente utilitarista, Ulm plantea el diseño como un instrumento para la ordenación de nuestro entorno. Los objetos se convierten en útiles al servicio de las personas, en productos resultado de un abasto conocimiento de las posibilidades tecnológicas de la industria y de una concepción racionalista de la forma, que obedece siempre a la función. En sus solo 15 años de vida, Ulm legó un proyecto pedagógico y una idea de entender el diseño industrial, prácticamente aceptada por la totalidad de los integrantes de la profesión. Los diseños de Braun, Apple o Muji, son excelentes testimonios de ello.

Control Unit Studio 1 de Hans Gugelot y Herbert Lindinger. Braun, 1957

TC100 de Hans "Nick" Roericht. Rosenthal, 1959

T62 de Dieter Rams. Braun, 1962

T3 de Dieter Rams. Braun, 1958 y iPod de Jonathan Ive. Apple, 2001

Serie instrumentos de limpieza. Muji