Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
22 de Octubre de 2019

En el Blanc Festival de hace unos días hubo ponencias brillantes. Una de ellas, a mi entender, fue la de Malika Favre, notable ilustradora que vive un gran momento profesional. Su charla fue emotiva, divertida e interesante, tres adjetivos que difícilmente se dan en una sola conferencia.

Repasó su vida a partir de las personas que la han acompañado. Fue muy inteligente porque generó mucha empatía desplazando el YO del creador a un segundo plano. Su sentido del humor hacía si misma relativizando su éxito nos arrancaba la risa mientras la hacían más potente. Finalmente, su tesis sobre el empoderamiento femenino a través del erotismo fue muy revelador.

https://www.malikafavre.com/ 

El erotismo suele estar capitalizado por una mirada masculina. A partir de los movimientos feministas, las mujeres están tomando conciencia de su propio cuerpo. No solo de los límites y de sus derechos a no ser importunadas sino también el derecho al placer y al poder de su sexualidad. Malika lo explicó de forma apabullante. Sus ilustraciones de alto contenido sensual y sexual rebaten la idea de un feminismo asexuado y castrador. Por el contrario, su discurso era de ser capaces de crear espacios de complicidad donde el placer no esté reñido con el respeto y donde el sexo no sea sinónimo de masculinidad mal entendida.

En términos estilísticos su trabajo navega entre códigos retro, usando el contraste de forma y fondo, sombra y luz, color y blanco. La aparente sencillez oculta un intenso trabajo de síntesis.  A pesar de tener de tener puntos de contacto con el cartelismo Art Decó, el Pop art o el OpArt su manejo del color y las tintas planas le da una imagen muy actual.

https://www.malikafavre.com/ 

Malika empezó trabajando como ilustradora en un estudio colectivo, al margen de sus trabajos comerciales empezó a difundir su trabajo personal por Instagram, muy vinculado al erotismo y el cuerpo femenino. De ahí, surgió el encargo de hacer varios alfabetos eróticos. Uno específico para ilustrar el Kamasutra editado por Penguin Books. Ese fue el salto a un estatus de creadora reconocida, con encargos internacionales, desde campañas para Sephora a portadas del New Yorker.

https://www.malikafavre.com/ 

Actualmente reside a caballo de Barcelona, Londres y el sur de Francia y ha encontrado una voz propia dentro del complejo mundo de la ilustración editorial. Próximamente, aparecerá un libro monográfico con su trabajo que, visto el éxito de la tienda online de sus ilustraciones, se le augura una buena acogida.

https://www.malikafavre.com/