ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
08 de Noviembre de 2018

Este estilo no resta nada a la funcionalidad y al confort, de hecho aportan muchísimo. Es un estilo que hará que cualquiera se sienta: como en casa.

El origen del estilo shaker

Es creado por los “Shaker”, una de las sectas utópicas que emigraron al Nuevo Mundo a finales del siglo XVIII. Fueron liderados por una mujer inglesa llamada Ann Lee, y junto a ella, los Shaker establecieron unas bases que quedarían presentes en su estilo de vida, y por tanto, en los muebles usados en sus hogares.

Tienen una invención propia, la llamada: “silla ladeada". Esta contaba con un ingenioso mecanismos al final de ambas patas que la mantenían en el suelo cuando el ocupante de esta se recostaba sobre el respaldo.

Estilo shaker

Estilo shaker: artesanía

Este estilo no requiere de los mejores diseñadores de interiores del mundo, pero sí que requiere de un buen ebanista. Y en caso de que eso no pueda ser, de mucha madera. Los principios de austeridad y homogeneidad de este estilo así lo dejan claro. Como grupo religioso que eran, no deseaban ser ostentosos en sus posesiones, sino humildes. La madera trabajada era rústica y asequible para cualquier hogar. Esas pocas posesiones que tenían eran comunales, de ahí que todo sea de madera y se busque la homogeneidad entre todo el hogar. Los objetos no son realmente de nadie y a la vez de todos.

Estilo shaker: simplicidad y elegancia

Lo minimalista siempre gusta al ojo. Atrae. Cuando hay poco uno se puede fijar más en cada objeto puesto que tiene un propósito y un lugar concreto. Debe ser funcional y bonito. En definitiva: elegante. No debe confundirse con caro o lujoso, sino con un buen trabajo hecho. Y los muebles de estilo shaker lo son. Tienen líneas rectas y definidas, bellas.

Estilo shaker

Estilo shaker: Funcional y homogéneo

Ya hemos mencionado que todo tenía un uso y que todo es de madera. Además, a eso le podemos sumar más cosas. La paleta de color de estilo colonial implica que las paredes han de ser color crema y la madera, mejor de pino y desnuda. Los manteles y otros tejidos de decoración, sobran si se quiere seguir la autenticidad del estilo.

Los objetos utilizados en la casa deben ser los mínimos. Esto hace que el estilo sea bien recibido en espacios pequeños, donde todo gana fuerza y carácter y no empequeñece el espacio. Todo queda mucho más ordenado de esta forma. La colocación, por eso, es muy importante.

Otro principio muy importante que seguía la secta era el de la limpieza. Apenas usaban muebles auxiliares, los armarios se empotraban para que no se acumulase suciedad en esquinas o debajo. Los muebles intentaban ser lo más ligeros posibles para poder moverse. Las camas, para ello, tenían ruedas.

 

Si deseas saber más sobre diseño de interiores te recomendamos estudiar un Máster como el que impartimos en la Escuela Superior de Diseño de Barcelona. Infórmate sin compromisos.