Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
31 de Enero de 2019

Este 2019 se celebra el centenario de la fundación de la Escuela Bauhaus en la República de Weimar. Muchos serán los homenajes que se le harán, ya que ha sido una de las corrientes del diseño más influyentes a lo largo de la historia del S.XX. A lo largo de los próximos meses iremos repasando algunos de los personajes más interesantes, en lo que respecta al diseño gráfico y la creación gráfica.

Empezamos esta serie con Herbert Bayer, quien fue, probablemente, el tipógrafo de mayor talento de los que pasaron por la escuela alemana, aunque su trabajo abarca también la pintura y sobre todo el collage fotográfico. Bayer Nació en Haag, Austria. De 1919 a 1920 fue aprendiz en el estudio del diseñador Georg Schmidtthammer, en Linz, donde realizó sus primeros trabajos tipográficos. En 1921 trabajó en el taller del diseñador Emanuel Margol en Darmstald. Poco después entró como estudiantes en la Bauhaus, asistiendo al taller de pintura mural con Oskar Schlemmer y Kandinsky. Walter Gropius director de la escuela se percató de su talento lo hizo profesor y poco después le nombro director del taller de impresión y publicidad.

Bayer desarrolló un estilo visual nítido y adoptó una fuente sans serif (grotesca) usada únicamente en minúsculas para todas las publicaciones de Bauhaus que diseñó. En 1925 diseñó su fuente tipográfica más conocida, la “Universal”, cuya versión digital recibe el nombre de Architype Bayer. Está tipo pretendía, en inicio, usar sólo la geometría más pura, aunque después se fue flexibilizando para hacerla más funcional y aplicable. 

En 1928, Bayer dejó la Escuela de Bauhaus (coincidiendo su marcha con la de otros profesores como Laszlo Moholy-Nagy, Marcel Breuer y el propio Walter Gropius) para ser director artístico de la oficina en Berlín de la revista Vogue, eso supuso un cambio de registro para Bayer que le llevaria a ampliar su universo visual y gráfico. Diez años más tarde, huyendo de la Alemania nazi, como tanto otros miembros de la Bauhaus, se exilia en Estados Unidos donde tuvo una larga carrera que llevó desde hacer portadas para Harper's Bazar a ser el director de diseño de la Container Corporation of America.

Bayer introdujo la vanguardia del diseño europeo en Norteamérica, pero no sólo a través de su trabajo para la CCA y ARCO. Convenció a Walter Paepcke para financiar el proyecto de abrir la Nueva Bauhaus en Estados Unidos, bajo la dirección de su antiguo profesor Laszlo Moholy-Nagy. El resultado fue la creación del Illinois Institute of Design en Chicago y el comienzo de la formación de los nuevos diseñadores americanos.

Por otro lado, no hay que olvidar su producción artística, sobre todo en su periodo de la Bauhaus. Mediante la técnica del collage y del fotomontaje, Bayer combina distintas imágenes y formas sobre un plano que ya no será el de la fotografía tradicional, sino que constituirá una “nueva realidad”. El resultado son unas piezas intrigantes y de múltiples lecturas que ebocan al Dadaísmo y al Surrealismo. Como curiosidad está la portada de “We are the night,” un disco de la banda musical The Chemical Brothers. La portada original contó con partes basadas en el famoso fotomontaje 'Lonely Metropolitan' (1932) de Bayer, pero no apareció en ningún crédito. Un año después del lanzamiento del álbum, fue reeditado, con los elementos influenciados por Bayer retirados de la obra. 

Personalmente, hay un trabajo de Bayer que me fascina. Se trata de un Atlas concebido como regalo de empresa de la CCA en 1953. En este Atlas Bayer aplicó las teorías comunicativas más novedosas, incluyendo la representación estadística usando Isotype creada por Otto Neurath y Gerd Arntz a principios del siglo XX y que son los precendentes de las actuales infografías. El atlas de Bayer combinaba la cartografía tradicional, con las ilustraciones, textos e informaciones estadísticas reflejadas de modo más abstracto. Hoy en día sigue siendo el referente absoluto en cuanto a comunicación visual en obras de este tipo.