ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
08 de Abril de 2021

Si trabajas en el desarrollo de proyectos de cualquier tipo, es probable que hayas escuchado hablar de las metodologías ágiles.

Estas hacen referencia a distintos sistemas de trabajo, que se caracterizan por poner el foco en el objetivo a conseguir y por avanzar hacia él mediante técnicas de mejora continua. Dos de las metodologías más conocidas, que habitualmente se utilizan en diferentes proyectos de gestión de diseño, son Kanban y Scrum. Ambos presentan varias semejanzas, pero también diferencias notables.

A continuación, te mostramos las bases de ambas metodologías, pero también las similitudes y diferencias de Kanban vs. Scrum.

 

Kanban vs. Scrum: 9 diferencias entre ambas metodologías

 

¿Qué es Kanban?

Kanban es una de las principales metodologías agile que se emplean en la actualidad. Cuando hablamos de ella, a lo que nos referimos es a una estrategia pensada para gestionar proyectos de manera visual. Esto se consigue gracias al uso de una especie de tablero con distintas columnas. En cada una de ellas se puede ir viendo el progreso de las tareas que tiene asignadas cada miembro de un equipo a lo largo de su progreso. Desde que se inician hasta que concluyen. Cada una está representada en una tarjeta en el tablero. Con este sistema se puede comprobar, prácticamente de un vistazo, todo lo que hay que hacer en un proyecto, por etapas.

Creado por el japonés Taiichi Ohno mientras trabajaba en Toyota, creó el método para seguir la demanda de la fábrica en la que trabajaba. Se trató de una revolución en la gestión, puesto que en vez de trabajar adivinando cuál iba a ser la demanda y producir de acuerdo con esta suposición, se basaba más en la demanda real y con él consiguió incluso aprovisionar productos por la demanda. Desde su creación ha evolucionado hasta ser lo que es hoy, un sistema de gestión de proyectos ágil.

¿Qué es Scrum?

Al igual que Kanban, Scrum es otra metodología ágil de gestión de proyectos. Está pensada para fomentar la colaboración entre miembros de un equipo, y para facilitar la dirección del mismo. Creada por Hirotaka Takeuchi e Ikujiro Nonaka, nació hacia mediados de los años 80 del siglo pasado. Pero no fue hasta 1995 cuando se publicó el denominado Proceso de desarrollo Scrum. En él se describen sus principios y las técnicas que emplea y, desde entonces, ha seguido en constante evolución y ajuste.

Considerada más un marco en el que aplicar técnicas y procesos diversos que una metodología, ayuda a los equipos de desarrollo de proyectos a mejorar los productos o servicios en los que trabajan sus miembros de manera continua. Scrum está pensado para ir avanzando paso a paso hacia objetivos más grandes. Y anima, por su concepción, a revisar la efectividad de las técnicas de trabajo utilizadas en el proyecto y mejorarlas. El ciclo de Scrum tiene tres fases: planificación de sprints, reuniones diarias para actualizar y análisis de cómo han funcionado los sprints a posteriori.

 

Kanban vs. Scrum: 9 diferencias entre ambas metodologías

 

Principales diferencias entre Kanban vs. Scrum

A pesar de que presentan varias similitudes, cuando analizamos Kanban vs. Scrum se pueden apreciar bastantes diferencias entre ambos métodos. Las principales son las siguientes:

  1. Scrum es un sistema de trabajo que tiene como fin desarrollar productos complejos en entornos en los que hay un elevado nivel de cambios. Mientras, Kanban se centra en la optimización del flujo de trabajo, especialmente en cadenas de producción.
  2. Scrum siempre tiene asignados unos roles o papeles muy concretos y con una tarea determinada. Mientras tanto, en Kanban se pueden asignar o no estos roles.
  3. Puedes utilizar Kanban con equipos especializados en una tarea concreta, o en aquellos en los que sus miembros se dedican a distintas disciplinas. Es decir, en equipos conocidos como multidisciplinares. Pero Scrum solo funciona con equipos multidisciplinares, no con los especializados.
  4. Los miembros de los equipos que utilizan Scrum tienen reuniones con un tiempo fijado. En Kanban no es que las reuniones no tengan un tiempo fijado. Es que ni siquiera están contempladas.
  5. Mientras en Kanban no se utilizan las iteraciones, en Scrum son básicas y tienen asignadas un tiempo concreto. Es más, Scrum pone límites a los trabajos que se están desarrollando en función de la iteración. Pero Kanban lo limita por cómo está situado el trabajo en el flujo general del proyecto.
  6. En cuanto a los cambios en el proceso de trabajo, también hay diferencias en Scrum vs. Kanban. En Scrum se toleran únicamente cambios pequeños durante una iteración. Pero Kanban los admite tanto grandes como pequeños. Eso sí, siempre que haya capacidad para abordarlos.
  7. Cada vez que da comienzo una iteración nueva, el tablero de Scrum queda limpio y desaparece todo su contenido de la iteración pasada. Frente a esto, el tablero de Kanban es inmutable. No es necesario despejarlo, porque, para empezar, no basa su funcionamiento en iteraciones o etapas.
  8. Kanban permite dividir tareas, pero sin limitaciones en cuanto a su envergadura. Scrum, por su lado, las compartimenta. Tanto, que cada proyecto que se aborda quedará dividido al aplicarle el método Scrum en tareas que puedan completarse en iteraciones. Si una tarea no puede terminarse en una iteración, se sigue dividiendo en otras más pequeñas hasta que sí sea posible.
  9. Cada tablero de Scrum es únicamente de un equipo de trabajo. Por tanto, un proyecto puede tener varios, en función de si tiene uno o más equipos dedicados a avanzar en su desarrollo. Pero en Kanban no hay estos límites. Un tablero de Kanban puede reflejar la marcha de uno o de varios grupos de trabajo dentro de un proyecto.

Estas son las principales diferencias que puedes encontrar entre Kanban vs. Scrum. Aunque no son las únicas, te llevarán a poder seleccionar el tipo de metodología que mejor encaje con tus proyectos.