ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
25 de Marzo de 2020

La información está por todas partes, y por eso es extremadamente importante que los diseñadores piensen en hacer diseños claros. Las piezas del diseño tienen que atraer la atención de los usuarios, ya sea mientras compran en una tienda online, leen un blog o, simplemente, navegan por internet. El diseño web debe ser legible, y fácil de entender, por eso es tan importante hacer buen uso de los espacios blancos en diseño.

Debemos recordar que optar por un diseño sencillo en lugar de uno recargado es clave para mantener interesados a los lectores. Una gran cantidad de elementos, imágenes, colores, y formas diferentes en una página pueden hacer que una web se vea más "barroca", lo cual distraería la atención del usuario.

Una buena forma de crear una experiencia agradable en la web es saber más sobre los espacios en blanco en diseño. El espacio en blanco es importante para el diseño web, ya que podemos usarlo para mejorar la legibilidad y el rendimiento del sitio web.

¿Qué son los espacios en blanco en diseño?

En términos de diseño web, son los espacios entre gráficos, columnas, imágenes, texto, márgenes, y otros elementos. Se usa para suavizar el entorno y transformar una página en algo elegante. También nos recuerda que los diseños más simples son geniales y que no necesitamos crear una pieza llena de texto y elementos gráficos para enviar un mensaje claro y directo.

Aunque se le llama en diseño espacio en blanco, no significa que tenga que ser de este color, la cuestión es que esté libre de elementos como texto o imágenes. Es una forma de organizar texto, elementos y guiar la atención de los usuarios hacia ciertos lugares.

Un ejemplo de uso del espacio en blanco con el que todos estamos familiarizados es Google. Su página de inicio permite centrarse en lo que es importante: hacer las búsquedas.

Para incluir más espacios en blanco en los trabajos y ofrecer un mejor resultado, hay que pensar en cada detalle: márgenes, encabezado, pie de página, menús, imágenes, subtítulos, elementos en una lista, etc.

Pensemos en todos estos elementos y dejemos más espacio entre ellos, siempre teniendo en cuenta que queremos crear algo elegante y claro mientras mejoramos la experiencia del usuario. Una buena experiencia implica dejar que los ojos de nuestro usuario se relajen.

Tres elementos a considerar al usar espacios blancos en diseño

Legibilidad

El espacio en blanco es esencial para hacer legible el contenido de la web. Como diseñadores, debemos considerar el espacio en blanco al elegir las especificaciones de la tipografía de diseño: la fuente, el tamaño, el color, el estilo, el interlineado, el interletraje y el seguimiento. Cambiar el diseño del espacio en blanco afecta el rendimiento de lectura, y la experiencia general del usuario.

Diseño de tono y marca

El espacio en blanco contribuye al tono del diseño general. Por ejemplo, los sitios web con mucho espacio en blanco pueden reflejar minimalismo. Es por este motivo que el uso que hagamos de los espacios en blanco no solo debe mejorar la experiencia de usuario, sino que también debe encajar con el tono de nuestra marca.

Enfoque y atención

Los espacios en blanco en diseño pueden ayudar a guiar al usuario a través del contenido de una web, tanto si la visualiza desde un ordenador, como desde cualquier otro soporte, como un smartphone. Los espacios en blanco pueden facilitar la creación de puntos focales, lo cual ayuda a dirigir la atención del usuario a partes específicas del diseño.

Parte de la planificación estratégica de un sitio web es dar prioridad a elementos o contenidos específicos. Podemos usar muchos métodos visuales para destacar elementos específicos, siendo uno de ellos el jugar con la cantidad de espacio en blanco alrededor de estos puntos focales.

Cómo usar el espacio en blanco

Hay que recordar que el espacio en blanco (también llamado ‘’espacio negativo’’) no es necesariamente blanco; es solo el nombre para indicar espacios donde no hay elementos de la interfaz de usuario ni contenido específico.

Como diseñadores, podemos introducir espacios en blanco basándonos en cuatro factores principales:

  • Contenidos
  • Diseño
  • Usuario
  • Marca

Debemos usar el espacio en blanco para organizar el contenido en el diseño y dirigir al usuario a través de los bloques de contenido que se muestran. Por otro lado, debemos usar espacios más pequeños en blanco dentro de las características del elemento de diseño como el texto, las imágenes y los bloques de contenido.

También podemos abordar el espacio en blanco como pasivo o activo. El espacio en blanco pasivo tiene un papel específico en el diseño: facilitar la experiencia del usuario. El espacio en blanco activo guía el enfoque y la atención de los usuarios.

Conclusión sobre los espacios blancos en diseño

Cabe insistir una vez más en que un buen enfoque a la hora de usar espacios en blanco en diseño es pensar en lo que le gustaría ver a nuestro usuario (y a nosotros mismos) en una web. Pensar en mejorar la experiencia del usuario y centrarse en el contenido siempre es una buena manera de diseñar un sitio web. Los espacios blancos en diseño pueden ayudar a brindar la experiencia que los usuarios necesitan.