Óscar Guayabero
Área de Gráfico y Web
17 de Enero de 2020

A pesar de que en la década de los años veinte del siglo pasado pasaron infinidad de cosas en torno a la cultura y el diseño, desde la vanguardias hasta la Bauhaus, lo que ha quedado en la memoria colectiva al decir años 20 es sin duda el Art Decó. Ese fue el fondo y decorado sobre el que sucedió un periodo de entreguerras, que tenía mucho de desesperación y terror a que el pasado (I Guerra Mundial) se repitiese y. Por lo tanto, mucho de diversión alocada haciendo bueno el Carpe Diem o el No Future que surgiría casi 60 años después. Esa locura de los 20', que bien la puede ilustrar los cabarets, legales y clandestinos durante la ley seca en EEUU, acabaría con el Crack del 29 y la II Guerra Mundial, como sabemos, pero mientras duró pasaron algunas cosas interesantes.

Curiosamente el Art Decó, debe su nombre a algo que sucedería mucho después. En 1925 organizaron la “Exposition Internationale des Arts Décoratifs et Industriels Modernes”(Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industriales Modernas) en París, y se llamaron a sí mismos los modernos; en realidad, el término “Art Déco” se acuñó en la retrospectiva titulada «Les Années 25», llevada a cabo en París en el Musée des Arts Décoratifs (Museo de Artes Decorativas) del 3 de marzo al 16 de mayo de1966. El Decó bebía de muchas de las vanguardias artísticas que le precedieron pero las domesticaba y las digería para el consumo masivo.

Wikipedia

Ahora, que entramos en los años 20 del siglo XXI, igual no es mala idea dar un vistazo a lo que hacían en los 20 del siglo XX. Hay algunos paralelismos pero también muchas diferencias. Una de las cosas importantes que sucedieron fue una cierta emancipación de la mujer y la visualización de otras maneras de establecer relaciones personales desde la aparición de comunas a los primeros locales que, ahora diríamos LGTBI.

Wikipedia

Durante la I Guerra Mundial, muchas mujeres se pusieron a trabajar en las fábricas, sobre todo para fabricar armamento, ya que los hombres estaban en el frente. Esa situación de independencia hizo que al terminar no se resignaran a volver a las tareas domésticas. De ahí vino el surgimiento de mujeres que querían ser tenidas en cuenta no sólo en el ámbito de los derechos civiles, también en el de los quehaceres cotidianos. Así, su primer acto “reivindicativo” fue sustituir el corsé por fajas que reprimían cualquier forma femenina. Y sobre estos cuerpos artificialmente andróginos vestían trajes rectos de corte bajo que dejaban al descubierto sus rodillas cuando bailaban o corrían. Y esas son las mujeres que aparecen en la publicidad y el cartelismo. Personajes como la pintora Tamara de Lempicka empezaron a visualizar la bisexualidad, el lesbianismo y la homosexualidad en un ambiente  de una cierta obertura moral (sobre todo en Europa, con Paris y Berlín como capitales de la vida cultural y nocturna). Ella se jactaba de pintar a sus amantes fueran hombres y mujeres y se retrataba a ella misma conduciendo un deportivo.

Wikipedia

El caso de Josephine Baker también fue relevante, de origen norteamericano encontró en París un lugar donde sus bailes exóticos su humor y su sensualidad, viniendo de una mujer de etnia afroamericana no fueran un tabú. Se codeó con intelectuales y artistas y Paul Colin le dedicó algunos de sus mejores carteles. 

Wikipedia

También en los años 20 fue cuando se formalizaron las ideologías más poderosas y a la vez nocivas que ha generado en ser humano, el propio capitalismo se cohesiona en los 20, de la mano de los EEUU. El comunismo surge con fuerza en el Este de Europa y el Nazismo/Fascismo intenta aprovechar la pobreza y miseria de la República de Weimar o de Italia para crecer. Los mensajes políticos son dogmáticos, monolíticos, sin dejar espacio al debate o la duda. El populismo se hace norma.

Por otro lado, los sistemas de producción hicieron que algunos productos que hasta aquel momento eran de consumo local pudieran fabricarse en grandes cantidades y por tanto necesitaran darse a conocer en mercados más grandes. Uno de los sectores de mayor auge fueron los licores, asociados a un tipo de vida de diversión y desenfado. Las penurias de la guerra se debían olvidar y el futuro no auguraba nada bueno, así que los cabarets (con la expansión de la luz eléctrica) se llenaron de gente con ganas de pasarlo bien y no pensar demasiado. Y junto a los licores, el tabaco, complemento no solo para el “hombre moderno” si no también para la mujer.

Wikipedia

El otro sector fue el transporte, el auge del automóvil y de los viajes, si bien para una clase privilegiada de la sociedad, requería de una buena publicidad. De entre todos los cartelistas destacó Cassandre, un  creador gigante que se propuso llevar el arte a las calles, ya que según dijo el cartelismo era el arte de los pobres (que no visitaban los museos).

Wikipedia