ESdesign
ESdesign- Escuela Superior de Diseño de Barcelona
06 de Febrero de 2019

¿En qué consiste una experiencia cultural?

Como decíamos, todo hoy en día se diseña teniendo en cuenta la experiencia de usuario. Los restaurantes no ofrecen cenas o comidas, sino experiencias gastronómicas. Los estadios no ofrecen encuentros, sino experiencias deportivas. Los spas no ofrecen circuitos termales o tratamientos, sino experiencias de salud.

El usuario es el foco de todas las actividades. Y el mundo de la cultura no ha permanecido ajeno a esta tendencia. Ya no basta con tener en exposición las obras de arte más reputadas. Grandes instituciones del mundo de la cultura como la National Gallery en Londres o el Museo del Prado en Madrid, saben que es necesario atraer al público para que sus ofertas culturales resulten sostenibles.

En ese sentido, algunas de las primeras medidas que se tomaron en estos museos y en la gran mayoría a lo largo y ancho del mundo, tenían que ver con los horarios de apertura. Late nights, tours guiados, cócteles que celebraban la cultura en ocasiones puntuales.

Pero esos detalles han dejado de ser suficientes.

Qué es el diseño de experiencias culturales y que salidas profesionales proporciona

El diseño de experiencias culturales y su proyección profesional

Hoy en día, salas de exposiciones, galerías y museos deben no solo atraer a su público, sino fidelizarlo. Los comisarios de las exposiciones y las colecciones se encargan del contenido, pero el diseño es otra cosa.

Crear un espacio capaz de acomodar diferentes tipos de experiencias relacionadas con el arte y la cultura es un reto. Y solo un profesional en diseño de experiencias culturales estará a su altura.

Ya no se trata de dotar al espacio de luz o de componer estancias estáticas. Ahora cada uno de los espacios que forman parte de este tipo de instituciones tiene la obligación de ser flexible. El consumidor de arte es el mismo que el consumidor de moda o de otro tipo de productos. En ese sentido, espera y exige novedad. Y los espacios donde se encuentra con el arte y la cultura deben ofrecérsela.

El diseño de experiencias culturales ofrece la posibilidad de trabajar en diferentes entornos profesionales. Desde una aproximación freelance, este tipo de profesional podrá desarrollar un estilo propio que sea reconocible en museos de reconocido prestigio y categoría internacional. Pero también en negocios privados de carácter local.

Será el propio diseñador el que ponga los límites de su proyección profesional. Cines, teatros, palacios de la ópera, museos, edificios culturales polivalentes públicos o iniciativas privadas. Todos ellos necesitarán a un diseñador de experiencias culturales que se asegure de atraer al público objetivo y de despertar la curiosidad del resto.

Cada vez más, la cultura es un producto de consumo masivo y no el feudo de una élite. Y esto abre enormemente las oportunidades profesionales de un diseñador de experiencias culturales.

Qué es el diseño de experiencias culturales y que salidas profesionales proporciona

Si quieres conocer el contenido del programa de estudios de la maestría en Diseño de Experiencias y espacios Culturales, pincha aquí.