ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
13 de Noviembre de 2019

Para comprender la relación entre las personas y su entorno (lugar), primero debemos considerar el concepto y la calidad de los lugares públicos para lograr un entorno urbano vibrante. Los lugares públicos forman parte de la esfera pública, que, a su vez, es donde están las demás personas y donde nacen las relaciones con otros ciudadanos.

Qué hay que considerar en el diseño de espacios públicos

Un lugar público es el reflejo de nosotros mismos, de nuestra cultura, creencias y valores. Es donde se desarrolla y se expresa nuestro civismo y nuestro sentido colectivo de pertenencia. Por lo tanto, considerar la relación entre las personas y su lugar es comenzar con el determinismo arquitectónico o ambiental, donde el entorno físico influye en el comportamiento humano. Cuando hablamos de lugares públicos, primero hay que comprender y conceptualizar que son una oportunidad para relacionarnos. Son importantes en la vida social de las personas y las comunidades, y esto es algo que hay que considerar en el diseño de espacios urbanos.

Lo simple es la mejor opción

Cuando se trabaja en el diseño de espacios urbanos la mejor opción es hacer un diseño simple y adaptable que permita una mejora futura del espacio a medida que haya posibilidades. El buen diseño debe permitir el cambio. Los nuevos desarrollos y mejoras públicas deben respetar el contexto existente, pero también deben ser capaces de adaptarse al cambio futuro.

La accesibilidad es un valor seguro en el diseño de espacios públicos

Un espacio urbano bien diseñado facilita mucho la vida de sus ciudadanos. A menudo se olvida que es necesario ayudar a las personas a orientarse y a entender cómo funciona un lugar, pero este es uno de los factores más importantes en el diseño de espacios urbanos. Para ello, hay que crear rutas y elementos que mejoren la accesibilidad, orientación e interconexión de espacios y personas. Se debe establecer una jerarquía clara de calles y caminos para permitir a todos moverse por la ciudad de manera segura y rápida.

El carácter del espacio urbano debe ser bien visible

Reconocer y valorar las diferencias entre los distintos espacios es la piedra angular de un buen diseño. Es necesario proteger y mejorar los edificios, calles, puntos de referencia y lugares que son únicos y dan a la ciudad su identidad. La apariencia del entorno define la identidad y el carácter de un área y crea un sentido de pertenencia al lugar y a la comunidad.

Todos los sentidos se deben usar

Los espacios urbanos son el nexo entre el ámbito público y el privado. Cada uno de estos debe estar diseñado para que sea posible realizar muchas acciones, no solo para que circulen los coches, por ejemplo. Si planificamos ciudades para automóviles y tráfico, lo único que habrá en ellas será automóviles y tráfico. No obstante, si conciliamos estos espacios con el uso prioritario de peatones y ciclistas, los resultados en términos de calidad y seguridad pueden ser sorprendentes.

Estas son algunas cuestiones que debes considerar en cuanto al diseño de espacios urbanos, pero puedes aprender muchas más en nuestra Maestría en Diseño de Espacios Urbanos.