las-8-principales-caracteristicas-que-definen-el-diseno-industrial-1.jpeg

Las 8 principales características que definen el diseño industrial

Dentro de las principales disciplinas del diseño, que se diferencian entre sí no solo por lo que hacen los profesionales, sino también por los objetivos que persiguen y los métodos utilizan en ellas, está el diseño para la industria.

Autor: ESDESIGN
Diseño industrial
21 de Junio de 2021

Entre las principales características del diseño industrial está su finalidad: idear, crear y desarrollar todo tipo de nuevos objetos y productos para su fabricación en serie.

El diseño industrial, por tanto, es una tarea esencial para prácticamente todos los sectores de la industria. Es tan crucial, que incluso hay estudios superiores que se dedican específicamente a la formación de expertos en él, como el Máster Online en Modelado Digital de Producto de ESDESIGN.  Los que se forman en esta disciplina, además de todas las características del diseño industrial que definen a esta especialidad y la distinguen del resto del diseño, cuentan con todos los mecanismos necesarios para abordar el diseño de nuevos productos de todo tipo. Pero ¿cuáles son estas características que definen al diseño industrial? Te contamos todas sus claves y lo que define a esta disciplina.

¿Qué es el diseño industrial?

Como hemos mencionado, el diseño industrial se encarga de dar vida a todo tipo de objetos que se producen en serie. Un diseñador industrial, por tanto, se encarga de toda su fase de desarrollo inicial, desde la idea hasta la presentación del prototipo o boceto de su diseño a los responsables de dar vía libre a su fabricación.

El diseño industrial nace por tanto de una idea, que después pasa a un primer boceto para acto seguido plasmarse en un dibujo con todos sus detalles. Entre ellos están sus dimensiones exactas, sus medidas, y su aspecto desde varios puntos de vista. También del primer prototipo en muchos casos, o por lo menos de supervisar su fabricación. Por descontado, de realizar la presentación del diseño al cliente para conseguir su aprobación y que empiece su fabricación en serie.

Hasta aquí la base del diseño industrial, que puede parecer sencillo. Pero realmente, el diseño industrial no solo tiene en cuenta la idea del diseñador y las posibilidades abstractas de darle vida. El diseño industrial también tiene en cuenta otros factores, además de la idea y su viabilidad inicial. Es muy importante, por ejemplo, la capacidad que tiene económicamente la empresa que se va a encargar de su fabricación para poder desarrollarlo.

También la facilidad para desarrollarlo, y por descontado, las opciones que hay para su comercialización. Evidentemente, también hay que valorar si gozaría de la aceptación suficiente entre su público objetivo. Por tanto, el diseño industrial debe tener en cuenta todo tipo de variables, además de los propios del diseño.

Historia del diseño industrial

Aunque la historia del diseño industrial puede remontarse, aunque en forma rudimentaria, a varios siglos atrás, sus bases como tales no se enseñaron de manera académica y reglada hasta el siglo XX. En sus primeras décadas. la escuela de arte, diseño y arquitectura Bauhaus se encargó de impartir diseño industrial como tal, y se convirtió en el referente para otras instituciones relacionadas con el diseño.

En España, el diseño industrial como tal no avanzó hasta la década de los 50 del siglo pasado, cuando varios arquitectos promovieron varias iniciativas para impulsarlo. Además, celebraron varios certámenes para concienciar a la industria y la sociedad de la importancia de un buen diseño de producto, además de la creación de diversas instituciones específicas para el fomento del diseño industrial.

En la actualidad, el diseño industrial se imparte en centros superiores y universitarios de todo el mundo, y goza cada vez de más popularidad en las empresas, que buscan diferenciarse de la competencia por la usabilidad y diseño de sus productos.

 

Las 8 principales características que definen el diseño industrial

 

Características del diseño industrial: las que lo definen

Las características del diseño industrial son bastantes, pero hay varias que lo definen con bastante precisión. Son las siguientes:

  • Quizá una de las principales características del diseño industrial es que no se encarga de encontrar nuevas soluciones a problemas de usuarios y consumidores. Lo que hace es dar nuevo aspecto y cambiar la estética de productos que ya realizan esta operación.
  • Otra de sus características es que busca cambiar la forma de los productos ya existentes, con el objetivo de mejorar su usabilidad y comodidad.
  • El diseño industrial también se caracteriza por realizar una investigación constante de diferentes objetos para mejorarlos. Especialmente, cuando un diseñador trabaja para una empresa, los que presenta su competencia. De esta manera podrá encontrar sus fallos y mejorarlos, y adaptar sus descubrimientos a sus propios productos.
  • Siempre busca la manera de utilizar nuevos materiales, así como de optimizar los procesos que se emplean en el desarrollo de los productos.
  • Hacer que cualquier objeto sea mucho más agradable, y que su relación calidad-precio sea la mejor posible es otra de las principales características del diseño industrial.
  • Está en evolución y cambio constante. Siempre están apareciendo nuevos materiales y técnicas que permiten la mejora de los productos en cuanto a diseño, acabados y precio.
  • El diseño de un producto no solo acaba con el del producto en sí. El diseño industrial también tiene en cuenta el de otros elementos relacionados con él. Por ejemplo, su envoltorio y los manuales que le acompañarán.
  • Una de las características del diseño industrial que más lo definen en los últimos tiempos es el uso de la ergonomía. Sobre todo, en el diseño de objetos y productos relacionados con el trabajo. Con esto se pretende que utilizar los elementos que se crean con el diseño industrial no sean solo útiles. También tienen que ser cómodos y respetar la postura natural del cuerpo. La ergonomía se emplea, sobre todo, en el diseño de sillas de oficina o estudio, o los ratones para ordenador, no solo sean útiles. También se consigue que sean cómodos y su uso no perjudique al organismo.

Estas son, quizá, las principales características del diseño industrial, y las que más lo definen. Si quieres dedicarte a ello como profesión ¡tenlas siempre en cuenta para mejorar tus diseños!

Comparte con tus amigos