las-15-mejores-tipografias-de-google-fonts.jpg

Las 15 mejores tipografías de Google Fonts

Google Fonts es una fuente de inspiración si quieres encontrar nuevas tipografías para tus diseños.

Autor: Marta García
Diseño web
7 de Marzo de 2022

Este catálogo cuenta con cientos de fuentes gratuitas que te ayudarán a dar a tus trabajos ese toque único que estabas buscando. A continuación, te hablamos de las 15 mejores tipografías de Google Fonts.

Lato

Lato es una tipografía de Google Fonts muy popular. Tiene muchas variantes y varios pesos, motivo por el cual ofrece muchas posibilidades. Es sencilla y elegante al mismo tiempo.

Playfair Display

Esta fuente es ideal para aquellos profesionales que deseen dar un toque clásico a sus diseños. Juega con los contrastes de líneas finas y gruesas, y es ideal para titulares.

Cormorant

Cormorant te recordará a esa tipografía clásica tan característica de la Antigua Roma. Es una fuente elegante que ofrece distintas variantes.

Ubuntu

Ubuntu es una fuente que fue pensada para ser leída en internet. Su diseño se está volviendo muy popular, y también ofrece varios pesos.

Alegreya Sans

Esta tipografía de Google Fonts también se está volviendo muy popular, y cada vez se ve más a menudo en páginas web. Es un diseño que resulta todavía más elegante en cursiva.

Cookie

Cookie destaca por ser una tipografía de Google Fonts más bien artística, y está basada en el lettering realizado con pinzel. Es ideal para dar un toque diferente a tus diseños.

Montserrat

Esta tipografía de Google Fonts de palo seco es tan sencilla como popular. Actualmente, existen 16 variantes de esta fuente.

Patua One

Patua One es una fuente diseñada a base de curvas sutiles que dan un giro a esta fuente y mejoran su legibilidad. Es una fuente ideal para todo tipo de textos, especialmente pequeños.

Oswald

Oswald es una de las fuentes condensadas más populares de Google Fonts. Ofrece varios pesos y muchas posibilidades.

Hind

Hind es una tipografía ideal para el diseño de páginas web. Esto se debe a su buena legibilidad. No está disponible en versión cursiva, pero su versión “bold” es especialmente popular. También es ideal para titulares.

Titillium

Esta es una tipografía de Google Fonts que se caracteriza por ser de palo seco y estructura cuadrada. El resultado es un texto de legibilidad fácil y aspecto moderno.

Raleway

Raleway ofrece muchos pesos y variedades. Es una de las tipografías más populares de Google Fonts, ideal para diseños que requieran un texto grande para llamar la atención.

Arvo

Arvo es una fuente creada no solamente para la pantalla, sino también para la impresión de tus diseños. Se caracteriza por su diseño con serifa, unos pequeños detalles que le dan un toque llamativo a una fuente clásica.

Abril Fatface

Este diseño de Google Fonts es muy fácil de reconocer. También juega con los contrastes de líneas finas y gruesas, y se inspira en los carteles publicitarios tan característicos del siglo XIX. Dará un toque de personalidad a tus diseños.

Karla

Debido a su sencillez y buena legibilidad, Karla es una tipografía de Google Fonts ideal para diseñadores que deseen dar un aire minimalista a sus proyectos.

Google Fonts ofrece muchas posibilidades a todos los diseñadores, independientemente de su especialidad. Tanto si tu preferencia es el lettering como si es cualquier otra variante del diseño, estas fuentes son ideales para complementar tus trabajos.

¿Qué es Google Fonts y para qué sirve?

Google Fonts es uno de los recursos de Internet de mayor utilidad que existen actualmente en relación a la tipografía. Se trata de un directorio que tiene nada menos que más de 900 familias de tipos de letra, que puedes utilizar con absoluta libertad y completamente gratis, para todo lo que necesites y que tenga relación con el mundo digital y online. Esto se debe a que cuenta con licencia de uso open source, que quiere decir de de código abierto.

¿Qué quiere decir esto? Pues que los archivos y programas que tengan esta licencia permiten no solo su uso gratuito, sino que también dejan a quien los utilice tanto compartir su código (en este caso, los tipos de letra), como modificarlo. Es decir, no solo puedes pasar la tipografía a otros usuarios con total libertad. También puedes hacer cambios en ella para adecuarla a tus necesidades. 

Por tanto, puedes utilizar cualquiera de las tipografías incluidas en Google Fonts para todo tipo de proyectos. Desde los relacionados, por ejemplo, con una página web o con una aplicación de software hasta los proyectos relacionados con el diseño y creación de cualquier cartel. E incluso en la elaboración de documentos, y de diapositivas y presentaciones que realices con la ayuda de tu ordenador y programas de ofimática. Esto no quiere decir que las tipografías de Google Font sean de baja calidad. Más bien al contrario. Son familias de tipo de letra de una calidad más que notable, como comprobarás solo con echarles un vistazo. 

El directorio de Google Fonts, al ser bastante extenso, incorpora un buscador para facilitar la localización de la tipografía que necesites. Te resultará muy útil si conoces su nombre, en todo o en parte. También puedes elegirlo para localizar una tipografía en función de las características que necesitas que tenga. Para ello, este buscador dispone de todo tipo de opciones, con las que filtrar los resultados y dar con el tipo de letra que necesites en cada caso. 

Aunque no lo creas, las familias de fuentes de Google Fonts son bastante populares. Su uso está bastante extendido, y su presencia en todo tipo de ámbitos digitales no se limita a webs particulares y documentos y presentaciones personales y de empresa. Además, están integradas en proyectos y plataformas digitales de envergadura. Por ejemplo, en Canva, una plataforma dedicada al diseño. De esta manera, se reduce el número de quebraderos de cabeza al desarrollar cualquier proyecto digital que incorpore textos.

¿Cómo utilizar las Google Fonts en nuestros proyectos?

Puedes utilizar cualquiera de las tipografías del directorio de Google Fonts en tus proyectos sin problemas. Incluso puedes descargar las que más te gusten, guardarlas en tu disco o un dispositivo de almacenamiento externo y utilizarlas cuando gustes.

Lo primero que tienes que hacer para utilizar Google Fonts en un proyecto es localizar la fuente que mejor te venga para tus propósitos. Para ello te resultará muy útil utilizar las opciones y filtros del buscador que hemos mencionado. Por ejemplo, podrás elegir si quieres ver fuentes sin serifa o con ella. También puede que necesites fuentes de lenguajes propios de una región y que estos no utilicen el alfabeto romano. Por ejemplo, el árabe, el chino o el japonés. Además, puedes filtrarlas por otras características, como su estilo o el grosor del trazo. 

Cuando la tengas, llega el momento de descargarla. Para ello basta con hacer clic en su nombre. Aparecerá entonces un cuadro con diversa información y datos sobre ella. También un botón, en el que se puede leer Download family (Descargar familia). Púlsalo para que empiece la descarga. Cuando la tengas puedes guardarla o instalarla en el sistema. Es un proceso muy sencillo, al menos en Windows. Basta con localizar la carpeta en la que has copiado la carpeta con las fuentes, y entrar en ella. A continuación, selecciona todas las fuentes de la lista que aparece, haz clic con el botón derecho del ratón sobre la selección y, en el menú asociado, tendrás la opción Instalar. Elígela. En unos instantes quedarán instaladas.

Si las quieres instalar en un Mac, es proceso es aún más sencillo. Tras descargar el archivo con los tipos de letra, descomprímelo. Acceder al interior de la carpeta que se crea y haz click en el archivo con el tipo de letra que necesitas. Aparecerá un menú con varias opciones. Entre ellas, elige la denominada Instalar tipo de letra. Ya está. En unos instantes quedará instalada y podrás utilizarla.

En caso de que quieras incrustar un tipo de letra en una página web que estés desarrollando o actualizando, tienes dos sistemas para hacerlo. El primero utiliza el método HTML. Para utilizarlo tienes que descargar el tipo de letra que te interesa. Cuando lo tengas, pulsa el botón derecho del ratón sobre él y elige la opción Información. A continuación selecciona Opciones adicionales y presiona Download Family. Aparece un código en el tipo de letra cuando lo descargas. Tienes que copiarlo, porque te tocará insertarlo en el seno de la etiqueta <head> del archivo con el código fuente de la página web en cuestión.

Si lo prefieres, y tienes un poco más de conocimientos sobre código y desarrollo web, puedes utilizar un método de CSS, conocido como @import. Con esta tan solo necesitas "llamar" al tipo de letra que te interese mediante la inserción de una línea de código en el código fuente. Para ello solo necesitas escribir la siguiente línea en el código: «font-family: ‘xx’, sans-serif;». En este línea, xx es el nombre de la fuente, y sans-serif se puede cambiar por serif, en caso de que la tipografía tenga serifa. 

¿Cuáles son las mejores tipografías de Google Fonts? 

Las que se pueden considerar como las mejores tipografías de Google están encabezadas, sin duda, por Roboto. Se trata de una fuente de tipo sans serif, desarrollada por Christian Robertson para Google. Inicialmente se creó para que fuese el tipo de letra del sistema Android, pero se ha popularizado y lleva ya un tiempo a la cabeza de los tipos de letra de Google Font. En la actualidad cuenta con una docena de estilos distintos.  Entre ellos destacan la Roboto Condensed y la Roboto Slab.

Otra de las tipografías de Google Fonts mejor consideradas es Open Sans. Destaca por su alto nivel de legibilidad. Está inspirada en Droid Sans, y es probable que la hayas visto en algunas de las webs de Google. También en su publicidad impresa. Una variante muy popular de ella es Open Sans Condensed

Source Sans Pro es otra de las fuentes mejor consideradas entre las disponibles en Google Fonts. Es nada menos que la primera de código abierto creada para Adobe, de tipo sans serif. Su desarrollador es Paul Hunt, y destaca por su claridad, que da mucha sensación de limpieza y mejora su lectura.

En cuanto a Noto, cuenta con versiones sans serif y serif. En la actualidad cuenta con más de un centenar de fuentes, y su número crece con frecuencia, puesto que se actualiza con regularidad. Entre los principales objetivos de sus creadores está ofrecer fuentes para todos los alfabetos y caracteres. Entre sus derivadas destacan Noto Sans KR y Noto Sans JP

¿Qué es https Fonts Googleapis com?

Esta expresión hace referencia a una API que ofrece Google Fonts a los desarrolladores, que se encarga de conseguir un listado de todas las fuentes que hay disponibles en el directorio. De este modo, y utilizando esta API, se puede trabajar con ellas en local. 

La API en cuestión es muy popular en diversos temas de WordPress, y en este caso tiene la función de mostrar un listado de fuentes. Entre ellas, el usuario solo tiene que elegir la que prefiera, y utilizarla. Es una API gratuita hasta un máximo de 10.000 peticiones diarias, lo que es suficiente para uno o dos proyectos. Eso sí, en el momento en el que la utilices en varios proyectos, tendrás que tener cuidado, puesto que la cifra, aunque parece grande, se cubre con bastante rapidez. 

¿Cuál es la mejor fuente para Google Chrome?

En realidad, entre las fuentes de Google Fonts no hay ninguna que podamos considerar la mejor para Google Chrome. Todo depende del gusto de quien esté desarrollando la página web en la que quieras utilizarla. Eso sí, no hay duda de que unas quedarán mejor que otras al abrir la web con el navegador. Por eso, lo más recomendable si te dedicas al diseño web es utilizar una herramienta que te permita comprobar cómo quedarán los distintos tipos de letra de Google Fonts. 

Esta herramienta es una extensión para el navegador, denominada Google Font previewer for Chrome, que puedes encontrar aquí, y que te la oportunidad de ver cómo quedan las fuentes en una web. Además, cuenta con todo lo necesario para localizar con rapidez un tipo de letra de Google Fonts, y probarla automáticamente.

¿Cómo usar Google Fonts 2021?

Utilizar Google Fonts 2021 es muy sencillo. Tanto, que basta con instalar las que quieras en el sistema operativo, tanto en Windows como en Mac OS, tal como hemos visto. De esta manera podrás utilizarlas en local y en cualquiera de tus proyectos web, así como en tus documentos y presentaciones. Por lo tanto, solo tienes que localizar la tipografía que prefieras del directorio de Google Fonts e instalarla para poder comenzar a emplearla sin problemas. Es muy sencillo, así que ¡anímate a utilizar Google Fonts!

Comparte con tus amigos