que-estudiar-para-ser-ilustrador-descubre-que-hace-un-ilustrador_1.jpg

¿Qué estudiar para ser ilustrador? Descubre que hace un ilustrador

Te contamos qué puedes aprender estudiando ilustración si quieres dedicarte profesionalmente a ello.

Autor: Agustín Pérez
Ilustración
15 de Febrero de 2021

Un cómic, un libro o folleto no sería el mismo en muchos casos sin ilustraciones que acompañasen al texto. Las ilustraciones contribuyen a darle alegría, aportan belleza y en muchos casos incluso pueden aportar una explicación de alguna parte del texto al que acompañan. De su creación no se ocupa el mismo profesional que redacta el texto. La persona encargada de realizar estas ilustraciones es un ilustrador, y su función es diseñar imágenes artísticas para apoyar lo que un texto o mensaje quiere decir. También para que sirva de acompañamiento al mismo, o para reforzarlo. Es una profesión bastante antigua, que hasta no hace mucho se realizaba a mano.

La llegada de los ordenadores ha llevado a que para estudiar ilustración haya que tener un buen dominio de la informática. ¿Quieres saber todas las áreas y especialidades que se tratan al estudiar ilustración? Aquí las tienes.

 

¿Que estudiar para ser ilustrador? Descubre que hace un ilustrador

 

¿Qué se aprende al estudiar ilustración?

Las disciplinas que se aprenden al estudiar ilustración están todas relacionadas, en mayor o menor medida, con el dibujo. Ser bueno en dibujo es uno de los principales requisitos para poder ser ilustrador. Al menos, para poder convertirse en uno bueno. Esto es, no basta con estudiar ilustración para convertirse en uno. Hay que tener ciertas habilidades innatas. La principal, como hemos comentado, contar con cierto talento para dibujar. Esa es la base para ser ilustrador. Eso sí, los estudios que llevan a ello, y la formación que recibas cuando decidas dónde estudiar ilustración, tratarán a fondo todo tipo de técnicas de dibujo. Los estudiantes tendrán que dominarlas todas antes de terminar su formación.

Pero además, aprenderán la relación que existe entre un texto y una ilustración. También a realizar ilustraciones de distinto tipo en función del formato que vaya a ilustrarse: páginas web, libros, revistas, folletos, etc. En definitiva, aprenderán lo necesario para ser capaces de pasar a imágenes una propuesta que busque comunicar algo. Conocer para qué será el texto que iluminarán resulta de gran ayuda a los ilustradores. Al saberlo pueden escoger también el tipo de ilustración más conveniente.

Cuando se opta por estudiar ilustración también se aprenden diversas técnicas de composición de imagen. Lo mismo sucede con otros elementos relacionados, como la estética. Además también se trabajan las proporciones. En muchos casos se va un paso más allá, adentrándose ya en el territorio del diseño publicitario, y se trabaja la construcción de identidad visual. Estudiar ilustración puede ser de gran ayuda para los equipos y profesionales dedicados al diseño de marca. Especialmente en el diseño de logos, que en ocasiones incluyen ilustraciones.

 

¿Que estudiar para ser ilustrador? Descubre que hace un ilustrador

 

Manejo del color y software de diseño

Estudiar ilustración también requiere aprender a comprender y utilizar los colores con cierta habilidad. El uso del color en las ilustraciones es una parte importante de su éxito. Y resulta uno de sus ingredientes principales, puesto que una ilustración cambiará mucho en función de los colores elegidos para ella.

No es lo mismo una ilustración para un libro de misterio, para la que habrá que elegir tonalidades oscuras y sombras, que para un libro de viajes, en el que los paisajes y los tonos naturales y vivos serán la mayoría. Pues bien, al estudiar ilustración también se aprende sobre cómo y cuánto utilizar los colores, con el objetivo de que una misma ilustración, con distintos tonos, pueda expresar cosas distintas, y también provocar diferentes emociones.

Entre todo lo que se aprende relacionado con el color están las posibilidades de combinación de colores, además de la creación de paletas de distintos tonos. Por descontado, estudiar ilustración en la actualidad implica aprender a utilizar y sacar el máximo partido al software de diseño y dibujo por ordenador. Incluso a herramientas de animación 2D y 3D.

¿Qué hace un ilustrador?

Cuando ya ha concluido sus estudios oficiales, un ilustrador tiene ya todas las bases que necesita para trabajar como tal. Pero eso sí, lo primero que tiene que hacer un ilustrador es no acomodarse, puesto que tiene que seguir formándose. Estudiar ilustración implica aceptar que tendrá que estar siempre al día de los avances en tendencias y técnicas de ilustración. Solo de esta manera podrá contar con todas las herramientas necesarias en cada momento para que sus trabajos estén a la vanguardia del sector. Pero ¿qué labores puede desempeñar?

Un ilustrador se encarga de crear dibujos, pinturas, imágenes o logotipos para distintos soportes y diversas áreas. Por ejemplo, libros, portadas, publicidad impresa, páginas web, manuales de instrucciones o materiales dedicados a formación y educación. Lo más habitual es que tras estudiar ilustración, los ilustradores se especialicen en un formato o área determinada. Por ejemplo, en ilustración para libros infantiles, o en manuales para equipamiento industrial.

En cualquier caso, siempre empezarán su trabajo con un informe en el que anotan la información que necesitan para realizar las ilustraciones. Entre estos datos estarán la temática de las ilustraciones, su público objetivo y plazos de entrega. Es habitual que para hacerlas también tengan que investigar, y por supuesto, leer el texto al que acompañará su trabajo. Solo de esta manera podrán plasmar en su diseño todo lo que quiere comunicar.

Además de trabajar en solitario, a menudo como freelance, un ilustrador también puede formar parte de los equipos de estudios de diseño. Eso sí, tanto si trabaja como profesional independiente como en un equipo, siempre tendrá que colaborar con otros profesionales. Entre ellos, con escritores, fotógrafos, profesionales del marketing y publicistas. Pero siempre procurará tener estilo propio.

Es algo en lo que deberá trabajar de manera continua, con el objetivo de destacar del resto. También de que, cuando alguien vea una de sus ilustraciones sepa al instante que ha salido de sus manos. Es un proceso largo y laborioso, pero si te gusta el dibujo y eres una persona creativa, merece la pena. Anímate a estudiar ilustración y podrás ver cómo, al ser ilustrador, tus creaciones se convierten en la imagen de todo tipo de textos y mensajes.

Comparte con tus amigos