ESDESIGN
ESDESIGN - Escuela Superior de Diseño de Barcelona
13 de Junio de 2020

Un diseño de packaging es, en muchas ocasiones, el complemento que puede hacer que el producto que contiene sea aún más atractivo de lo que es. Además de protegerlo de golpes y otro tipo de daños, también puede ser uno de los elementos que pueden utilizarse para transmitir la imagen de marca o empresa fabricante del producto. Por tanto, su diseño es mucho más importante de lo que parece. Un buen diseño de packaging va más allá de un mero recipiente contenedor de un producto. Además, se encarga también de comunicar el mensaje que quiera transmitir su fabricante

Gracias a todo lo que hemos mencionado, entre otras cosas, un packaging bien diseñado puede convertirse en uno de los elementos con los que se puede identificar una marca o a una empresa. También puede, si lleva la información adecuada impresa y además parece proteger al producto, aumentar la confianza del consumidor que compre el producto en la empresa que lo fabrica. Además, puede convertirse en uno de los elementos que solo con verlo haga que nos acordemos del producto o su marca. En muchos casos también tiene un papel decisivo en la decisión de compra de un producto, por lo que el diseño de packaging es un ingrediente muy importante del plan de marketing y venta.

En general, un packaging bien diseñado se crea teniendo en cuenta una serie de características que influyen positivamente en su éxito. A continuación, te mostramos algunas de las más importantes para conseguirlo.

 

Diseño de packaging: aspectos a tener en cuenta

Que el diseño de packaging sea un éxito está condicionado por muchos factores. La mayoría de ellos hay que tenerlos en cuenta incluso antes de que el producto para el que se va a diseñar y fabricar esté listo. Porque al igual que sucede con el producto, en el diseño de packaging que lo protegerá hay que tener en cuenta muchos factores: el público objetivo al que se dirigirá, su estilo de vida o la función que tendrá el producto.

También hay que tener en cuenta la imagen corporativa de la marca, puesto que todos los packagings de los productos que se lancen bajo ella tendrán que tener un diseño acorde. De esta manera el usuario puede identificar que un producto es de la marca en cuestión incluso a cierta distancia. En caso de que su opinión de la marca sea favorable, puede ser una llamada a acercarse y ver de qué producto se trata.

El packaging de un producto también debe ser percibido como un elemento diferenciador. Esto es, no solo que el producto deba diferenciarse de los de su competencia. También debe hacerlo su packaging, con lo cual este debe ser coherente con nuestra marca.

El diseño de packaging no es un proceso inmutable. No basta con diseñar un envase para un producto y dar por terminado el proceso. Cada cierto tiempo habrá que actualizarlo, con el objetivo de renovar su imagen, y presentar un aspecto innovador, moderno y atractivo para el producto.

 

Claves del diseño de packaging

Además de tener en cuenta estas cuestiones previas, hay que plantificar el diseño de packaging teniendo en cuenta que debe cumplir varios objetivos. Principalmente, ha de aspirar a ser inolvidable, pero también atractivo y divertido. Además, manipularlo y abrirlo debe ser fácil.

El diseño de packaging debe aspirar también a que el envase sea fácilmente identificable y llame la atención. La imagen o el logotipo que identifique a la marca o a la empresa que lo comercializa debe estar en un lugar visible y destacado, con la finalidad de generar imagen de marca. Por otro lado, debe tener un aspecto y unas dimensiones acordes a las del producto que protege. Así, no debe ser ni muy estridente, ni muy grande, ni muy pequeño.

Por tanto, para el diseño de packaging es fundamental conocer las dimensiones que tendrá el producto, para poder fabricarlo con el tamaño justo. También tiene que tener un color y otros elementos gráficos que se asocien con dicho producto, y con su marca. Los materiales con los que se fabrique deben ser ligeros, y si es posible, deben tener un punto de originalidad. Además, es adecuado que estos materiales sean respetuosos con el medio ambiente.

Por otra parte, la fabricación del packaging ha de tener siempre presente el presupuesto y la situación económica general. No solo la de la compañía que la produce, sino también la del consumidor al que está destinado el producto. Lógicamente, la empresa que fabrica el producto querrá contar con el mejor diseño posible para el packaging, con unos materiales y un diseño lo más adecuados y cómodos posible. Pero que se ajuste siempre a su presupuesto

Para conseguir un buen diseño de packaging, lo mejor es contar con un profesional o una empresa con expertos en este tipo de diseño. Esto se consigue con una formación específica en diseño de packaging. En este tipo de formación superior, se dan todas las claves para conseguir diseños de envases atractivos.